Archivo de la categoría: Rincón Misionero

Textos, noticias y testimonios misioneros que nos ayuden a seguir mirando al Sur

Un misionero entre inmigrantes: “Ha cuidado a los que nadie cuidaba”

Henrique

OMPRESS-MADRID (17-03-17) El padre Joaquín Garre, de los Misioneros de los Sagrados Corazones, ha escrito una carta a sus hermanos de congregación con motivo de la muerte del padre Henrique Scheepens, un misionero entre los inmigrantes de Cabo Verde. Ordenado sacerdote en Hertogenbosch, Países Bajos, el 23 de mayo de 1959, pasó la mayor parte de su vida en Portugal, empezando en las Azores, en el Seminario Menor de la Congregación. Después vivió en el barrio de Pedreira dos Húngaros, Algés (Lisboa), un barrio de chabolas de inmigrantes de Cabo Verde. Falleció, a los 83 años de edad, el pasado 14 de marzo en Teteringen, Países Bajos.

En su carta, Joaquín Garre agradece el regalo de este “misionero entre inmigrantes”:

“Quisiera escribir unas líneas para agradecer el regalo de la vida de un buen, un gran hermano, un buen religioso, misionero y sacerdote.

Lo titulo Harry porque así le llamaban sus más allegados. De Henrique Scheepens ss.cc. me gustaría resaltar su honda fe, su espiritualidad, su compañerismo, su humildad, su amistad, la capacidad de escucha y su dedicación a los más humildes y los más pobres desde su ser sacerdote.

No quisiera idealizarlo, cuando vives dos años en una chabola con un hermano de la misma Congregación te conoces a fondo, te conoces mucho, por eso, soy consciente de sus fallos y pequeñeces, pero los que nos regala para que lo resucitemos en nosotros es, precisamente, esa grandeza, inspirada en Damián de Molokai.

Antes de llegar a, digamos, su época más comprometida con los emigrantes, estaba ya en su cabeza, toda la formación teológica holandesa de aquel momento, actualizada con el Concilio Vaticano II, que le ayudó a ser un sacerdote cercano y atento a las necesidades de su pueblo y de su Iglesia. Recordemos que él, con el gran grupo de holandeses y después portugueses ss.cc. también, atendieron diversos seminarios a petición de los obispos porque ellos llegaban de Holanda con una fuerte y actualizada formación teológica. Impagable el servicio prestado por nuestros hermanos a la Iglesia portuguesa. Fueron muchos y fructíferos años. Conocida es también la enorme generosidad de estos holandeses que enviaron misioneros por todos lados (Indonesia, Mozambique, Brasil, etc.). Pero, Harry, como Teófilo de Veuster, se quedó en Lisboa. No era el misionero de ideas originales y rompedoras, sino que era de esos misioneros que secundan lo que otros hacen y llevan su realización hasta el final.redimensionarleer.php

Por eso, no fue el que se le ocurrió la idea de ir a los más pobres en un barrio de chabolas de Algés, cerca de Belem (Lisboa), sino que fue Jeff Martens quien se lanzó a la aventura y le arrastró con él. Pero, este intrépido e inquieto misionero se fue a los pocos meses a otras urgencias, dejando a Chico y a Henrique en su chabolita, rodeados de unos 6.000 caboverdeanos (Cabo Verde; antigua colonia portuguesa, al sur de las Islas Canarias). La gran tarea de estos hermanos, apoyados por el resto de la Región, por las hermanas y más tarde también por la PJV europea y con el apoyo de la Provincia española, no fue sólo crear escuelas y guarderías en los distintos barrios, construir capillas para poder orar o conseguir movilizar alimentos, ropa y otras necesidades urgentes, ni siquiera la creación de una cooperativa para poder enterrar a los que fallecían. Mucho más allá de todos los emprendimientos realizados para la dignificación de la vida, fue el hecho de estar presentes, en medio de un pueblo que, como emigrantes, habían perdido sus raíces. Su presencia continuada confirmaba que Dios estaba con ellos. Chico regresó a la casa central y Henrique siguió con ellos hasta el final, hasta el desmantelamiento del barrio. Pero la experiencia con su pueblo ya le había calado tanto que, para el próximo destino buscó un barrio donde vivieran los más necesitados, los de los márgenes. Así, con la ayuda de su gran amiga y colaboradora Isabel Garrido ss.cc. buscaron casa en el barrio de Galinheiras, Catujal, Unhos…

Henrique ha intentado ser motor para sus hermanos, con el Evangelio en la mano, ha procurado ser fiel a Jesús, ha cuidado a los que nadie cuidaba, ha orientado, reñido, dado confianza, escuchado, ha buscado soluciones a angustias humanas y ha sufrido en silencio las muchas veces que la impotencia se hace presente en la vida del misionero porque no puede hacer nada, más que compartir el sufrimiento del pobre. Yo sé que le inspiró nuestro San Damián de Molokai. Se juntó a eso el estilo portugués tan misionero, tan desinstalado, capaz de dejar su tierra y una enorme humanidad acrisolada en su gran familia holandesa, que le apoyó siempre, el ejemplo de su hermano Jan, que fue General de nuestra Congregación, la amistad, apoyo e intimidad de las hermanas. Todo ello, junto con el sufrimiento del pueblo que veía delante de él cada día, hizo de Él un hombre de gran corazón.

Sólo me queda agradecer a Dios poder ver en Henrique un pequeño Damián, poder ser testigo, por dos años de esta entrega y pedir a Dios que nos envíe hermanos y pastores con grandeza de corazón”.

MANOS UNIDAS CON MAURITANIA

1-mauritania

El jueves pasado se presentó en Jaén, en el Colegio de Arquitectos, la campaña de Manos Unidas con la participación de varios misioneros. Hoy domingo, en todas las parroquias de España se recauda lo que los fieles destinan cada año a los proyectos que esta ONG apoya en muchos países del mundo. El fin último de estos proyectos es acabar con el hambre en el mundo. Este año Manos Unidas nos hace caer en la cuenta de que en el primer mundo tiramos a la basura un tercio de los alimentos que se producen. Este hecho además de una inmoralidad es una injusticia que hay que seguir denunciando. Nuestro estilo de vida está haciendo que otros carezcan de lo básico. Este es el caso de Monguel al Sur de Mauritania, donde se desarrollará este año un proyecto con las aportaciones de las parroquias de Jaén. Monguel es una región que tiene una extensión aproximada de 1.800 Km2. Es una zona muy afectada por la inseguridad alimentaria, el analfabetismo de la población y su escaso desarrollo, la falta de accesibilidad a los productos de primera necesidad, y la fragilidad de las competencias de las estructuras locales. La población vive de la agricultura de subsistencia, de los cultivos pluviales y de la ganadería ovina y caprina. Este proyecto beneficia a 34 localidades. 3.124 personas bajo el umbral de la pobreza. Solicita la ayuda Cáritas Mauritania.2-mujeres
En el proyecto se establecen dos ejes de actuación para desarrollar el proyecto: Mejorar la formación de los beneficiarios (alfabetización, formación técnica y refuerzo de estructuras locales)
y mejorar las condiciones físicas de estas personas (alimentación y productos de primer necesidad, el acceso al agua..) Alrededor del 60% de la población solo realiza una comida al día especialmente en los meses secos del año. A causa de la frágil estructura agrícola, la recolección no llega a cubrir más que una parte del año (de 3 a 6 meses). Debido al contexto social, migración de hombres hacia las ciudades en búsqueda de trabajo, los habitantes de las localidades son en su mayoría mujeres, este colectivo representa alrededor del 54%. Caritas Mauritania aplica la aproximación participativa en todas sus intervenciones. Los beneficiarios se implican en la identificación de sus problemas, la elección de sus prioridades y en la programación de las actividades a ejecutar. La participación y

SÍGUEME

 

1-improyectosHoy la iglesia católica celebra un año más el día de la Infancia Misionera. Es una fiesta para reconocer que aún hay niños preocupados por otros niños en el mundo. La Iglesia promueve las actividades de Infancia Misionera en los colegios y en las catequesis de todos los países del mundo. Con ellas, se pretende educar a los niños en la fe y en la solidaridad misionera. Niños que son el futuro de la sociedad, de la Iglesia y de la misión. La Obra Pontificia de Infancia Misionera se convierte, por tanto, en un campo de acción primordial para la Iglesia. Además, es un semillero de vocaciones misioneras. De ahí, el lema de la Jornada de este año “Sígueme”. Invita a los niños a acoger a todos los niños que les rodean, sin diferenciar sexo, raza o religión; a ser sensibles a las injusticias que sufren niños en todo el mundo y a ayudar con pequeños ahorros, oraciones y esfuerzos. Estos niños son los que entregan sus ayudas y donativos, y hacen posible el sostenimiento de los 2.795 proyectos dirigidos a niños que Infancia Misionera apoya en los Territorios de Misión. Esta campaña pretende formar una red de solidaridad universal cuyos principales protagonistas son los niños. Pues da a los niños un papel fundamental en el servicio misionero, enseñando a los niños a seguir a Jesús y a ayudar a otros niños del mundo.2-nin%cc%83os-migrantes-nieve-3

Y pensando en esta campaña infantil nos parece que también es un tiempo para reflexionar sobre qué hacemos los adultos por los demás. Qué hacemos por los miles de refugiados que se congelan de frío estos días de temporal, qué nos preocupan los inmigrantes subsaharianos en la valla de Melilla, o que siguen jugándose la vida en el Mediterráneo; qué pensamos de tantas familias que viven en España sin ingresos fijos, con pobreza energética o de cualquier tipo… Quizás no tengamos opinión pues no pensamos demasiado en ellos, es incómodo, da pereza, nos crea malestar.. Han tenido mala suerte, no han tomado buenas decisiones, han heredado la pobreza de sus padres y no nos sentimos responsables. ¡Qué pena no ser un poco niño otra vez! Niños que miren con ojos de bondad a otros, que se movilicen para dar ayuda, rezar, dar aliento…El Papa con motivo de esta jornada nos dice estas palabras que pueden animarnos a mirar al más débil como si fuese algo nuestro: 3-luisalfonzozamorano

Amigos, Jesús es el Señor del riesgo, es el Señor del siempre «más allá». Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios, la alegría que deja en tu corazón cada gesto, cada actitud de misericordia. Ir por los caminos siguiendo la «locura» de nuestro Dios, que nos enseña a encontrarlo en el hambriento, en el sediento, en el desnudo, en el enfermo, en el amigo caído en desgracia, en el que está preso, en el refugiado y el emigrante, en el vecino que está solo. […] En todos los ámbitos en los que nos encontremos, ese amor de Dios nos invita a llevar la Buena Nueva, haciendo de la propia vida una entrega a Él y a los demás.”

4-siguemeOjalá que volvamos a ser niños, un ratito, el suficiente para darnos cuenta de que algo no está bien y habría que cambiarlo. Jesús a los niños los ponía de ejemplo y eran el modelo para llegar a Dios y a ese reino de Amor. Él habla muchas veces al corazón de los niños y muchos de ellos se hacen gente grande que decide seguir el camino marcado por Jesús. Son los que hacen la diferencia en el mundo imquees

Foto 1: Los niños de Infancia Misionera, con sus oraciones y pequeños ahorros, ayudan a otros niños del planeta que pasan necesidad. Se cumple el lema fundacional “Los niños ayudan a los niños”.

Foto 2: Los adultos cuando perdemos el corazón de niños nos despojamos de su mirada compasiva. En estos días muchos hermanos sufren el frío en los campos de refugiados, entre ellos muchos niños.

Foto 3: Alfonso Zamorano es misionero Verbum Dei, de pequeño quería ser cantante de rock, hoy siente que Dios le ha hecho un regalo inmerecido al ser misionero y poder recorrer el mundo llevando su Evangelio

Foto 4: Este año el lema de la Infancia Misonera es “Sígueme”, seguir a Jesús, pasar por el mundo haciendo el bien como él.

COMPARTIENDO NUESTRA VIDA…

foto1Mi nombre es Javier Navarro y desde hace dos años estoy viajando en verano a Bolivia para realizar un campo de misión en las comunidades campesinas de la Siberia boliviana.

Desde hace bastantes años he deseado tener esta experiencia. Hablando sobre cómo hacerla realidad me recomendaron vivirla en grupo y poder prepararme mínimamente antes de aterrizar por allí. Es por eso por lo que acudí a un encuentro de nuestra ONG marista “SED” y entré a formar parte del grupo llamado “Proyecto Bolivia”.

Tras terminar el curso como profesor marista, marché a Barajas para viajar al aeropuerto boliviano de Santa Cruz. Hemos compartido la experienciael Hermano marista Bonifacio, Javier García, Laura y yo. En Santa Cruz pasamos dos días habituándonos al horario, haciendo compras para el campo de misión y conviviendo con la “familia marista boliviana”. Me impresionó cómo viven miles de personas “buscándose la vida” en esta gran ciudad.foto2

Tras estos días, viajamos en flota (autobús mediano) hasta la ciudad de Comarapa, ciudad mediana a los pies de los valles interandinos entre Santa Cruz y Cochabamba. Son algo más de unos doscientos kilómetros pero tardamos más de cinco horas en recorrerlos. Para nosotros es una opción intentar vivir de la manera más parecidaa como lo hacen las gentes con las que pretendemos vivir.

Allí nos acoge una comunidad de Hermanos Maristas, junto a ellos hay una floreciente comunidad laical que anima y lleva adelante dos colegios y un instituto agropecuario. También llevan adelante un internado de niños y niñas llamado “Montagne”. El H. Bonifacio ha permanecido todo el tiempo en este internado. Este internado es muy importante para nosotros porque en él viven jóvenes que no pueden seguir sus estudios en sus comunidades campesinas, la educación termina en sexto de primaria, y son becados por nuestra ONG para poder completar sus estudios.

A estas comunidades acudimos Javier García, Laura y yo. En concreto este verano hemos estado en Astilleros. Hay una gran subida ya que ascendemos hasta cerca de los tresmil metros de altura.foto3

Este ha sido el centro de nuestra experiencia. Allí hemos pasado tres semanas viviendo con sesenta familias diseminadas por un valle donde la mayoría vive de su trabajo en el campo. Nosotros vivíamos en la escuelita. Cada día hemos visitado una de estas familias donde desayunábamos, comíamos y cenábamos de lo que ellos mismos tomaban. Principalmente arroz, pasta y “papa”. Esto nos ha permitido entrar en sus casas, ver cómo viven y que nos hayan contado su forma de vida en sus potreros (medianas huertas). Nos ha permitido poder preguntarles por sus esperanzas y sus sueños, también conocer sus problemas. Por las tardes, una vez que los profesores habían acabado sus clases, nosotros hacíamos talleres con los niños que se podían quedar. Allí las cosas eran muy simples, una pelota era suficiente para verlos felices, un taller de dibujo, de manillas (pulseras), han sido la manera de conocer al verdadero tesoro de Astilleros, sus niños y niñas. Por las noches les ofrecimos poder tener catequesis para prepararlos al bautizo, la comunión y la confirmación. Eso nos permitió poder acercarnos a su religiosidad y compartir algo de su fe y nosotros hablarles de la nuestra.

Son muchas las anécdotas, pero sobre todo las imágenes y sentimientos que traes cuando regresas de esta experiencia. La convicción de que somos afortunados por nacer aquí aunque nada hayamos hecho para estar nosotros aquí y ellos allí. La certeza de que por encima de distancias culturales somos personas, y hermanos, que nos enriquecemos mutuamente. Os puedo asegurar que no sólo hemos dado nosotros ya que hay una sencillez y unas ganas de luchar por la vida que me enriquecen y confrontan.foto4

Foto 1: Jóvenes del internado “Montagne”.

Foto 2: Niños de la comunidad campesina de Astilleros.

Foto 3: Primera comunión de adultos en Astilleros.

Foto 4: Gerardo y Catalina, familia de Astilleros. Misioneros: H. Bonifacio, Javier Navarro, Javier García y Laura Conesa.

SÓLO EL AMOR

1-linda-2Os compartimos esta semana el día a día del misionero Andrés García y su acompañar al pueblo pigmeo con su comunidad en la República Democrática del Congo. La salud y la educación son los dos pilares que sostienen este proyecto misionero con el amor como centro:

Sí, es un gozo poder abrazar a un niño enfermo de lepra, ver cómo una sonrisa va remplazando miedos y complejos. Desde hace unos años intentamos animar y sostener los esfuerzos del personal sanitario de los dispensarios estatales que actúan en la zona que abarca nuestra parroquia. Lo hacemos sobre todo porque nos encontramos a menudo con personas pigmeas (también bantús) afectadas por la lepra y la tuberculosis. El mismo criterio mueve nuestra misión; el mismo método: el amor. Ser testigos del amor de nuestro Señor. 2-ango-5Queremos prevenir la enfermedad, sensibilizar a las personas para que se dirijan a los centros de salud si sospechan que estas enfermedades los acechan, acompañar a las personas hasta su total curación. Así, a través de contactos aquí y allí; con la ayuda de Fundación Albihar, de Uyamaa, de Acción Damián,… con la ayuda in situ del personal sanitario que trabaja en el perímetro de nuestra parroquia y con la ayuda de dos agentes de salud y de voluntarios pigmeos, estamos lanzando una campaña de sensibilización y diagnóstico precoz de la lepra y la tuberculosis en la zona de la parroquia. Nuestra prioridad son los últimos, los pigmeos, pero es necesario erradicar estas enfermedades en toda la zona, para garantizar que no se darán más casos. El desafío es grande, porque a causa del seminomadismo de los pigmeos, hay interrupción en la toma de medicamentos, lo que provoca resistencia de los bacilos a las medicinas que el sistema sanitario del país nos ofrece. Por eso la sensibilización y formación de un buen número de pigmeos en el mayor número posible de campamentos es necesaria, para poner freno definitivamente al avance de estas enfermedades. Queremos que nuestra presencia y nuestras relaciones con enfermos y agentes de salud, con pigmeos y bantús, transmitan amor, esperanza, confianza, Vida Nueva y Vida en Abundancia; también gracias a vosotros y a muchos como vosotros que nos apoyáis. 3-elisabetSeguimos acompañando a las personas pigmeas que conocemos, nos proponemos acompañar, más que guiar: escuchar, observar, entender, conocer… Al mismo tiempo intentamos darles herramientas para hacer su propia introspección como personas, como pueblo, y una relectura de su historia que les capacite para “poseer” y expresar su identidad. Así, podrán dialogar con la diversidad de los otros pueblos y culturas, escogiendo sin complejos lo que quieren compartir y lo que no. Ésta es una carrera de fondo y queremos empezarla de puntillas, sin mucho ruido ni prisas. Nuestros principales colaboradores son los niños, las madres, los ancianos. En ellos encontramos alegría, cariño, ilusión, raíces, experiencia, vida… Escuchándolos soñamos cómo transmitir lo que ellos quieren aprender, cantamos, dibujamos en el cuerpo, en el suelo, en el papel y en el corazón, con los lápices de la esperanza y del cariño, preparando un futuro para su pueblo junto con el resto de la humanidad. El pupitre sobre el que nos apoyamos es la tierra unas veces, un camastro de cañas otras veces, las rodillas otras… siempre sostenido sobre cuatro pilares: la cultura del pueblo pigmeo, la cultura de la humanidad, la cultura de la esperanza y la cultura de la Nueva Humanidad que propone Jesucristo.4-pigmeo-suelo El criterio base de nuestra pedagogía está sugerida también en la canción de Silvio Rodríguez: “Sólo el amor”. Sí, amar la arcilla con que hemos sido moldeados, con virtudes y defectos, presente y pasado… Amar el tiempo de los intentos… Sólo el Amor engendra la maravilla, sólo el Amor regenera, sólo el Amor convierte en milagro el barro. Gracias a todos, y gracias a Dios. Otro mundo es posible.”

 

Foto 1: Los misioneros de la Consolata recorren los campamentos de los pigmeos llevando formación para la salud con el objetivo de prevenir enfermedades como la lepra y la tuberculosis ayudados por algunos agentes de salud.

Foto 2: Andrés García, misionero jienense, colabora desde hace muchos años con el pueblo pigmeo en la República Democrática del Congo.

Foto 3: La alfabetización y el rescatar la cultura de este pueblo poniéndola en valor es otro de los objetivos de los misioneros.

Foto 4: La escasez de recursos didácticos lleva a utilizar cualquier espacio para educar y el suelo sirve de mesa en muchos de los campamentos, en escuelas improvisadas de hojas y caña.

nino-pigmeo

SAL DE TU TIERRA

2-pregoraola2¡Sal de tu tierra! Este es el lema de la Jornada del DOMUND que hoy celebramos en toda España. Es una invitación a superar las fronteras geográficas, a ser misioneros del evangelio con todo lo que esto conlleva, a seguir el mandato de Jesús que nos lleva a dejar las seguridades y dar un salto al vacío. Este año la Exposición “Domund al descubierto” se ha realizado en Tarragona y es por esto que el pregón ha sido en esta región, en la Sagrada Familia de Barcelona. Es la primera vez en cinco años que el pregón lo hace una mujer que se confiesa además no creyente pero que admira profundamente la labor de los misioneros y su tarea de evangelización. Es la periodista Pilar Rahola, que en los últimos años suele definirse como una agnóstica muy cercana al cristianismo. Os dejamos algunos fragmentos de este pregón que nos han llegado especialmente al corazón:1-rahola

No soy creyente, aunque algún buen amigo me dice que soy la no creyente más creyente que conoce… Sin embargo, esta dificultad para entender la divinidad no me impide ver a Dios en cada acto solidario, en cada gesto de entrega y estima al prójimo que realizan tantos creyentes, precisamente porque creen. ¡Qué idea luminosa, qué ideal tan elevado sacude la vida de miles de personas que un día deciden salir de su casa, cruzar fronteras y horizontes, y aterrizar en los lugares más abandonados del mundo, en aquellos agujeros negros del planeta que no salen ni en los mapas!… No imagino ninguna revolución más pacífica ni ningún hito más grandioso. Vivimos tiempos convulsos, que nos han dejado dañados en las creencias, huérfanos de ideologías y perdidos en laberintos de dudas y miedos. Somos una humanidad frágil y asustada que camina en la niebla, casi siempre sin brújula. En este momento de desconcierto, amenazados por ideologías totalitarias y afanes desaforados de consumo y por el vaciado de valores, el comportamiento de estos creyentes, que entienden a Dios como una inspiración de amor y de entrega, es un faro de luz, ciertamente, en la tiniebla.sal-de-tu-tierra-domund

Es cierto que los misioneros tienen un doble deseo, una doble misión: son portadores de la palabra cristiana y, a la vez, servidores de las necesidades humanas. Es decir, ayudan y evangelizan, y pongo el acento en este último verbo, porque es el que ha sufrido los ataques más furibundos, sobre todo por parte de las ideologías que se sienten incómodas con la solidaridad, cuando se hace en nombre de Cristo. De esta incomodidad atávica, nace el desprecio de muchos. … Si es pertinente hacer proselitismo político, cuando quien lo hace cree que defiende una ideología que mejorará el mundo, ¿por qué no ha de ser pertinente llevar la palabra de un Dios luminoso y bondadoso, que también aspira a mejorar el mundo? … He dicho al inicio de este pregón que no soy creyente en Dios, y esta afirmación es tan sincera como, seguramente, triste. ¡Estamos tan solos ante la muerte los que no tenemos a Dios por compañía! Pero soy una creyente ferviente de todos estos hombres y mujeres que, gracias a Dios, nos dan intensas lecciones de vida, apóstoles infatigables de la creencia en la humanidad.4-inauguracio1-1024x565 El papa Francisco ha pedido, en su Mensaje para este DOMUND, que los cristianos «salgan» de su tierra y lleven su mensaje de entrega, pero no porque los obliga una guerra o el hambre o la pobreza o la desdicha, como tantas víctimas hay en el mundo, sino porque los motiva el sentido de servicio y la fe trascendente. Es un viaje hacia el centro de la humanidad. Esta llamada nos interpela a todos: a los creyentes, a los agnósticos, a los ateos, a los que sienten y a los que dudan, a los que creen y a los que niegan, o no saben, o querrían y no pueden. Las misiones católicas son una ingente fuerza de vida, un inmenso ejército de soldados de la paz, que nos dan esperanza a la humanidad, cada vez que parece perdida.3niños bantu

Foto 1: Con esta frase dirigida a los misioneros acabó Pilar Rahola su pregón del DOMUND: “Solo puedo decir: gracias por la entrega, gracias por la ayuda, gracias por el servicio; gracias, mil gracias, por creer en un Dios de luz, que nos ilumina a todos.”

Foto 2: Según Pilar Rahola hay que poner en valor la entrega de miles y miles de cristianos que, a lo largo de los siglos, han hecho un trabajo de evangelización, convencidos de que difundir los valores fraternales, la humildad, la entrega, la paz, el diálogo, difundir, pues, los valores del mensaje de Jesús, era bueno para la humanidad.

Foto 3: El cartel de este año de la campaña del DOMUND nos anima a los cristianos a salir de nuestra tierra y a hacerlo de la forma más sencilla, dando pequeños pasos..

Foto 4: Desde el lunes 3 de octubre, hasta el día 12 las puertas del Centro Tarraconense El Seminario han permanecido abiertas para que el público mostrando los 90 años de labor de las Obras Misionales Pontificias.

SALIR AL ENCUENTRO DEL OTRO

1-eugenio-sanzAlguien definió el mundo actual diciendo: “Nunca se corrió tan deprisa hacia ninguna parte”. Cuando se pierde el punto de mira y la meta desaparece en el horizonte, todos los vientos son adversos, como para el navegante que no ve el faro. No es así en la misión ni puede serlo en la vida de un cristiano. La meta está clara. El destino es llevar la Buena nueva de la ternura y del amor de Dios a los hombres; un mensaje de misericordia que penetra en el interior de quien lo recibe y provoca la conversión. Destinatarios de esta salida son todas las personas, sin distinciones: “Todos los pueblos y culturas tienen el derecho a recibir el mensaje de salvación, que es don de Dios para todos” La principal característica de la Jornada Mundial de las Misiones es hacer visible la universalidad de la Iglesia. Los destinatarios más inmediatos del DOMUND son los mismos cristianos, que descubren el infinito amor de Dios con la predilección por la oveja perdida y la urgente invitación a las otras noventa y nueve para que salgan del redil en busca de las que todavía no conocen al Buen Pastor y andan perdidas por el mundo. Es el mandato misionero, para hacer partícipes a otros del amor de Dios.

3-misionero-y-ninosLa misión ad gentes tiene como destinatarios principales a quienes aún no conocen el Evangelio. Se puede afirmar con certeza que la vitalidad de las comunidades cristianas se puede medir por su vibración misionera. Amplios son aún los espacios geográficos, culturales y sociales que están esperando la luz del Evangelio, y por eso Francisco no duda en afirmar que la misión ad gentes es una “grande e inmensa obra de misericordia tanto espiritual como material” El Papa reitera la predilección que vivió Jesús en la tierra: “los pequeños, los descartados, los oprimidos”. Ya expresó la misma inquietud con motivo de la Jornada del pasado año: “¿Quiénes son los destinatarios privilegiados del anuncio evangélico? […] Los pobres, los pequeños, los enfermos, aquellos que a menudo son despreciados y olvidados, aquellos que no tienen cómo pagarte. La evangelización, dirigida preferentemente a ellos, es signo del Reino que Jesús ha venido a traer” (Mensaje DOMUND 2015). Dios Padre se dirige también con amor a los más frágiles, porque su grandeza y su poder se ponen de manifiesto precisamente en su capacidad de identificarse con ellos.

Os compartimos el testimonio un misionero marista con motivo de la Jornada Mundial del DOMUND:

2-colaborardomundHace ahora 9 años Jesús me llamó una vez más. Como cada vez que me llama, era para ir a una nueva tierra. Una tierra en la que todo estaba por hacer, no había Maristas en Bangladesh antes de que llegáramos. Era la primera vez que me veía en una situación así. Nuevo país, nueva lengua, nuevas costumbres, nueva cultura… todo nuevo. La promesa era que nos daría una nueva tierra que mana leche y miel, una tierra prometida. Y empezamos a buscar a Jesús entre los más pobres de esta nueva tierra. ¡Y a fe mía que lo encontramos! 9 años después, no puedo por menos que agradecer y agradecer, porque todas mis expectativas han sido no sólo colmadas sino sobrepasadas. Jesús en forma de pobre, de niño, de joven, de mendigo, de labrador, de enfermo, de rickshawala, ha salido a mi encuentro cada día de los 9 años sin faltar a la cita ni un solo día.

Desgraciadamente yo sí he faltado a la cita muchas veces. Vine a evangelizar y he sido evangelizado, vine a enseñar y he sido enseñado, vine a ayudar y he sido ayudado. No puedo por menos que decir, casi gritar, casi con lágrimas en los ojos, que “su misericordia es eterna”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Foto 1: Eugenio Sanz es misionero en Bangladesh. Tiene un blog en el que ofrece continuamente su testimonio y sus reflexiones no dejes de leerlo: http://uwavutse.blogspot.com.es/

Foto 2: Los misioneros y misioneras viven siempre entre los más pobres y con ellos intentan transformar la realidad de injusticia que los rodea

Foto 3: El Papa este año nos vuelve a invitar a ser misioneros: Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”

Foto 4: Los misioneros españoles son enviados por unas 370 instituciones religiosas. De los 13.000 misioneros, un 54,32% son mujeres y un 45,68% son hombres; presentes en más de 140 países. El continente con más misioneros españoles es América,