Archivo de la categoría: Haití – Depósitos de agua

Proyecto de construcción de depósitos para la recogida de agua de lluvia en la ciudad de Bombardopolis (Haití). El resumen del proyecto está accesible en este enlace

AGRADECIMIENTO DESDE HAITÍ

Os compartimos hoy el testimonio de María Luisa Picón y su comunidad de la Compañía Misionera del Sagrado Corazón de Jesús, en el Noroeste de Haití: Bombardópolis, Diócesis de Port- de- Paix, muy cerca a la playa donde arribó Cristóbal Colón hace mas de 500 años.
“Queridos amigos:
Desde que recibí vuestro mensaje y la comunicación de un nuevo donativo de 800 euros para otro depósito de recogida de aguas lluvias, tengo la intención de escribiros y por fin logro hacerlo hoy.
Lo primero, agradecer el esfuerzo de recoger un dinero en estos momentos de crisis económica en España. (este dinero se recogió en una carrera solidaria que realizó la escuela “María Zambrano” de Jaén) Después, intentar compartir algo de nuestra vida en estas montañas de Haití. Y digo intentar, porque al repasar lo que vivimos y hacemos, todo me parece tan normal que cuesta descubrir los aspectos que puedan ser significativos para vosotros. Tal vez lo extraordinario de nuestro vivir aquí, es precisamente que lo vivamos como normal: La vida de oración personal y comunitaria, la Palabra de Dios iluminando el día, la atención a la casa, dar buena acogida a todo el que llega, las compras, limpiezas, hacer la comida. . . nuestros programas de trabajo, con niños, jóvenes, mujeres, ancianos. También estamos gestionando proyectos para la Parroquia, entre ellos uno de Manos Unidas para ampliación de cuatro de las once Escuelas Comunitarias que tiene la Parroquia. Ahora, en vacaciones del colegio colaboramos dando clases de español e inglés. Cuando el sacerdote esta aquí atendemos a la sacristía y participamos en la Eucaristía como Ministros Extraordinarios de la Comunión.
Cada día, en la oración de la tarde, repasamos lo vivido y presentamos al Señor lo más significativo de la jornada: acción de gracias por las visitas que hemos hecho, por nuestros bienhechores que hacen posible que estemos aquí, por el donativo recibido para otro depósito de agua, por el dinero que ha mandado un padre de familia por la Primera Comunión de su hijo, que servirá para becar a 52 niños, en este próximo curso escolar. Pedimos perdón a Dios por las limitaciones humanas de las que somos conscientes y presentamos al Señor las necesidades de nuestras familias, las de Bombardópolis, de los gobernantes del país, de la Iglesia. Para nosotras hacer presente el Reino de Dios en nuestra misión de Bombardópolis hoy, nos lleva a trabajar por la liberación del mal en todas sus expresiones, amar como criterio de actuación, preferenciando a los más pobres, favoreciendo el protagonismo de la gente con quienes trabajamos y vivimos. Para ello, en Pastoral Social tenemos 3 principios de oro: Sostenibilidad en lo que colaboramos para mejorar la vida de la gente. Productividad: en lo posible, no hacer cosas puntuales y aisladas, sino aquello que la misma gente pueda hacer producir y dar continuidad, por último la Formación. Como ejemplo concreto, os comparto mi trabajo con mujeres. Empezamos hace 9 años con un pequeño grupo enseñándoles croché, aprovechando unos hilos que habían llegado en una caja, creo que de Canadá. Ahora son un buen número las que bordan bastante bien, reciben dinero por su trabajo que después vendemos. Con el resto de ganancias, hemos organizado un taller de costura con dos profesoras, de entre ellas mismas. En este próximo mes de septiembre, ampliaremos el programa a una aldea cercana al pueblo. La gente campesina con las que nosotras vivimos, son sufridos y aguantadores, trabajadores, cariñosos, religiosos cien por cien, de los que cada día aprendemos cosas buenas para la vida.
Del gobierno lo poco que nosotras conocemos es “ausencia”: en carreteras, educación, luz, agua, proyectos de desarrollo. Como la gente dice en kreyol: “Pagen goubernan” (no hay gobernantes).
Ayer llegó nuestro párroco de Puerto Príncipe y nos dijo que la inseguridad en la capital ha aumentado notablemente. Que no es aconsejable salir a la calle después de las cinco de la tarde. Le preguntamos ¿Qué hacen los miles de cascos azules rondando todo el día por la ciudad? El contestó: “Nada. A ellos no les interesa que termine la violencia en las calles de Puerto Príncipe porque pierden los grandes sueldos que tienen”. Aquí se cultiva la paciencia.
Un abrazo con mi recuerdo y cariño”

PEQUEÑOS GESTOS MISIONEROS

Las tareas que realizan los misioneros en todas partes del mundo están sostenidas por grupos, familias, personas que comparten lo poco o mucho que tienen para acortar esa desigualdad que crece por días entre el Norte y el Sur. Esta experiencia la hemos vivido nosotros mismos como misioneros y muchos compañeros que emprendían proyectos solidarios con sus comunidades o parroquias. En Jaén, por suerte, tenemos desperdigados por el mundo a un buen puñado de misioneros y misioneras que allí donde van dan fruto y que representan con altura a la iglesia de Jesús. Pero poco podrían si detrás de ellos no hubiera un grupo humano que apoye rezando, compartiendo sus bienes o su tiempo. Esta parte de la tarea misionera no se conoce tanto pues muchas veces está reducida a pequeños ámbitos y como se hace para servir, no suele salir en la foto.
Desde nuestro aterrizaje en tierras jaeneras han sido muchos los momentos que hemos compartido con los niños de Jaén, con profesores, con muchos padres, con universitarios… Todos ellos interesados por la tarea solidaria de los misioneros y misioneras. Han sido muchas las actividades que se han llevado a cabo para visibilizarla, mucha la creatividad que se derrocha cuando se trata de ayudar a los últimos. Podemos contaros algunas experiencias cercanas de nuestro Jaén que no sólo suman un granito de arena sino que hacen que las personas que participan se sientan mejores personas, menos preocupados de su crisis personal y más comprometidos con la historia común que vivimos. Desde esta página queremos agradecer a la comunidad educativa del colegio “María Zambrano” de Jaén por la semana solidaria que organizaron y que culminó con la Caminata Solidaria la semana pasada para conseguir un pozo para Haití. También la ayuda recogida por las mujeres de la Parroquia de Santa Isabel de casa en casa para paliar en algo las necesidades surgidas en la inundación del Hogar de Belén en Ecuador, ellas también son madres… Gracias a los institutos de secundaria que han acogido la exposición sobre los pigmeos de la República Democrática del Congo durante este curso escolar; los alumnos que han escuchado hablar sobre esta realidad y ha visto los paneles seguro que valorarán ahora más todo lo que tienen, empezando por su centro educativo y sus profesores. A los universitarios que participaron en el Máster de Cooperación Internacional y que ahora preparan las maletas y cruzar el charco para no sólo compartir sus conocimientos sino también aprender de las realidades que van a conocer. A las asociaciones de estudiantes que recogieron entre sus compañeros ayuda para un hospital. Luego dicen que los jóvenes sólo se preocupan de ellos mismos… También reconocer la labor de los profesores del Observatorio de Cooperación para el Desarrollo que quieren sembrar en ellos no sólo conocimientos sino valores.
A la parroquia de San Juan de la Cruz que mantiene desde hace muchos años su taller de artesanía para que en la navidad se pueda organizar el Mercadillo Misionero, ayuda que este año se fue para Esmeraldas (Ecuador) y para Lira (Uganda).
Gracias también a muchos ancianos que nos dan lecciones de solidaridad desde su debilidad. Algunos de ellos todos los meses apartan de sus exiguas pensiones un poquito para las misiones. Nuestros mayores saben lo que es verdadera necesidad pues la han vivido en sus carnes y nadie tiene que formarlos en solidaridad. Ellos podrían darnos cursos.
En fin, ahora que acaba el curso escolar, se clausuran programas, se cierran los centros educativos, la mayoría de parroquias se relajan, nos toca a todos poner un poco más de empeño para educar solidariamente a nuestros niños, a nuestros jóvenes para que todos estos gestos no sean actividades puntuales sino un estilo de vida de donde broten nuevas semillas para el mundo.

Bombardópolis, la misión donde está Maria Luisa Picón

Bombardopolis from Vida Misionera Ecuador on Vimeo.

Carta de María Luisa Picón

Queridos Amigos de Latiendo con el Sur:

Desde Medellín, donde es mucho más fácil entrar a Internet, os envío en nombre propio y en nombre de toda nuestra gente de Bombardópolis, un gran DIOS OS LO PAGUE, porque ya sabemos que nos han enviado un donativo de 2.200€ para nuestro proyecto de cambios de tejados en las casas y construcción de depósitos de agua.

Cuando volvamos a Bombardopolis el próximo mes de febrero, les volveremos a escribir contando cómo van las construcciones de los tres depósitos que pensamos podemos construir.

Voy a intentar enviarles una fotografía donde estoy a la puerta de la Escuela-Capilla de Bebe (uno de los primeros lugares donde construimos un depósito para recogida de agua de lluvia).

Con todo mi recuerdo y cariño.

María Luisa Picón

Proyecto de construcción de depósitos para recogida de agua de lluvia en Bombardopolis, Haití

Recordados y apreciados Amigos de Latiendo con el Sur:

Qué sorpresa acabo de llevarme al abrir el correo, precisamente para escribiros, y encontrar vuestro mensaje.

Mi hermano Pepe es quien me ha dicho que estábais en Jaén y que podíais ayudar en lo que hacemos para que la gente tenga algo de agua en los meses que no llueve. No he podido pensar en otra cosa, sino en confirmarme que la Providencia de Dios para con su gente va delante de nosotras.

Hace uno o dos meses, hicimos una visita a la familia americana protestante de quienes somos muy buenos amigos. El señor Steve nos contó que habían tenido una visita del Ministerio de Salud (es un milagro que hayan venido hasta aquí), evaluando la situación endémica de cólera en que está Haití. Llegaron a la conclusión de que en esta  región no se había producido un solo caso de infectar un enfermo a otra persona sana, aunque sí han muerto bastantes personas que ya llegaban de otro lugar infectados de cólera. Analizando la vida de la gente, llegaron a la conclusión de que al ser montañas secas, sin fuentes de agua y con el sistema de recogida de agua de lluvia en depósitos en las casas hacía que las aguas de lavar ropa y utensilios de cocina y comida no se mezclasen.

A nosotras nos pareció muy buena noticia, y ahora me ha llamado la atención que hayáis querido ayudar precisamente en esto. Os mando el presupuesto de un depósito familiar y si soy capaz, también algunas fotos.

¡Que el Señor os llene de su paz y amor!. Un abrazo con mi recuerdo y cariño

María Luisa Picón

Presupuesto para un depósito

20 bultos cemento 12.000 $ haitianos
3 varas de hierro, dimensión 1/2 30 $ haitianos
14 varas de hierro, dimensión 3/8 350 $ haitianos
Transporte desde Gonaive a Bombardopolis 300 $ haitianos
Contrato equipo albañiles:
Saíilí, maestro de la obra 400 $ haitianos
Peón albañil 200 $ haitianos
Peón albañil 200 $ haitianos
Peón albañil 200 $ haitianos
Contribución de la familia a la que se le construye el depósito:
1 volqueta de gravilla
2 bidones de agua para hacer las mezclas
1 volqueta de arena

Según lo presupuestado, cada depósito tiene un costo de 13680 dólares haitianos, que equivalen a 800 dólares americanos.

Este programa lo realizamos conjuntamente con una familia misionera, norteamericana protestante que llevan aquí la dirección y responsabilidad del pequeño hospital que, teniendo su sede en Bombardopolis, atiende en salud a toda la población de la zona. Cuando nosotros tenemos una cantidad considerable para la construcción de varios depósitos (en kreyol ”siten yo”), hablamos con ellos y realizamos el programa en común.

A continuación les copio los datos de la cuenta corriente a los que ustedes pueden enviar el dinero.
Banco: UNIBANK
N° Cuenta: 650-2816-6253720
Titular Cuenta: Parroquia Bombardopolis
Código: UBMKHTPP
Dirección: Sucursal Port-de-Paix, Haití

Agradeciéndoles de antemano La buena y eficaz gestión en favor de la gente de esta montañosa y pobre Región de Haití, me despido,
Atentamente,
María Luisa Picón.

Bombardopolis, Diciembre del año 2011

Localización del proyecto

Fotos de depósitos ya existentes