Archivo de la categoría: Noticias del Sur

Un misionero entre inmigrantes: “Ha cuidado a los que nadie cuidaba”

Henrique

OMPRESS-MADRID (17-03-17) El padre Joaquín Garre, de los Misioneros de los Sagrados Corazones, ha escrito una carta a sus hermanos de congregación con motivo de la muerte del padre Henrique Scheepens, un misionero entre los inmigrantes de Cabo Verde. Ordenado sacerdote en Hertogenbosch, Países Bajos, el 23 de mayo de 1959, pasó la mayor parte de su vida en Portugal, empezando en las Azores, en el Seminario Menor de la Congregación. Después vivió en el barrio de Pedreira dos Húngaros, Algés (Lisboa), un barrio de chabolas de inmigrantes de Cabo Verde. Falleció, a los 83 años de edad, el pasado 14 de marzo en Teteringen, Países Bajos.

En su carta, Joaquín Garre agradece el regalo de este “misionero entre inmigrantes”:

“Quisiera escribir unas líneas para agradecer el regalo de la vida de un buen, un gran hermano, un buen religioso, misionero y sacerdote.

Lo titulo Harry porque así le llamaban sus más allegados. De Henrique Scheepens ss.cc. me gustaría resaltar su honda fe, su espiritualidad, su compañerismo, su humildad, su amistad, la capacidad de escucha y su dedicación a los más humildes y los más pobres desde su ser sacerdote.

No quisiera idealizarlo, cuando vives dos años en una chabola con un hermano de la misma Congregación te conoces a fondo, te conoces mucho, por eso, soy consciente de sus fallos y pequeñeces, pero los que nos regala para que lo resucitemos en nosotros es, precisamente, esa grandeza, inspirada en Damián de Molokai.

Antes de llegar a, digamos, su época más comprometida con los emigrantes, estaba ya en su cabeza, toda la formación teológica holandesa de aquel momento, actualizada con el Concilio Vaticano II, que le ayudó a ser un sacerdote cercano y atento a las necesidades de su pueblo y de su Iglesia. Recordemos que él, con el gran grupo de holandeses y después portugueses ss.cc. también, atendieron diversos seminarios a petición de los obispos porque ellos llegaban de Holanda con una fuerte y actualizada formación teológica. Impagable el servicio prestado por nuestros hermanos a la Iglesia portuguesa. Fueron muchos y fructíferos años. Conocida es también la enorme generosidad de estos holandeses que enviaron misioneros por todos lados (Indonesia, Mozambique, Brasil, etc.). Pero, Harry, como Teófilo de Veuster, se quedó en Lisboa. No era el misionero de ideas originales y rompedoras, sino que era de esos misioneros que secundan lo que otros hacen y llevan su realización hasta el final.redimensionarleer.php

Por eso, no fue el que se le ocurrió la idea de ir a los más pobres en un barrio de chabolas de Algés, cerca de Belem (Lisboa), sino que fue Jeff Martens quien se lanzó a la aventura y le arrastró con él. Pero, este intrépido e inquieto misionero se fue a los pocos meses a otras urgencias, dejando a Chico y a Henrique en su chabolita, rodeados de unos 6.000 caboverdeanos (Cabo Verde; antigua colonia portuguesa, al sur de las Islas Canarias). La gran tarea de estos hermanos, apoyados por el resto de la Región, por las hermanas y más tarde también por la PJV europea y con el apoyo de la Provincia española, no fue sólo crear escuelas y guarderías en los distintos barrios, construir capillas para poder orar o conseguir movilizar alimentos, ropa y otras necesidades urgentes, ni siquiera la creación de una cooperativa para poder enterrar a los que fallecían. Mucho más allá de todos los emprendimientos realizados para la dignificación de la vida, fue el hecho de estar presentes, en medio de un pueblo que, como emigrantes, habían perdido sus raíces. Su presencia continuada confirmaba que Dios estaba con ellos. Chico regresó a la casa central y Henrique siguió con ellos hasta el final, hasta el desmantelamiento del barrio. Pero la experiencia con su pueblo ya le había calado tanto que, para el próximo destino buscó un barrio donde vivieran los más necesitados, los de los márgenes. Así, con la ayuda de su gran amiga y colaboradora Isabel Garrido ss.cc. buscaron casa en el barrio de Galinheiras, Catujal, Unhos…

Henrique ha intentado ser motor para sus hermanos, con el Evangelio en la mano, ha procurado ser fiel a Jesús, ha cuidado a los que nadie cuidaba, ha orientado, reñido, dado confianza, escuchado, ha buscado soluciones a angustias humanas y ha sufrido en silencio las muchas veces que la impotencia se hace presente en la vida del misionero porque no puede hacer nada, más que compartir el sufrimiento del pobre. Yo sé que le inspiró nuestro San Damián de Molokai. Se juntó a eso el estilo portugués tan misionero, tan desinstalado, capaz de dejar su tierra y una enorme humanidad acrisolada en su gran familia holandesa, que le apoyó siempre, el ejemplo de su hermano Jan, que fue General de nuestra Congregación, la amistad, apoyo e intimidad de las hermanas. Todo ello, junto con el sufrimiento del pueblo que veía delante de él cada día, hizo de Él un hombre de gran corazón.

Sólo me queda agradecer a Dios poder ver en Henrique un pequeño Damián, poder ser testigo, por dos años de esta entrega y pedir a Dios que nos envíe hermanos y pastores con grandeza de corazón”.

Anuncios

MANOS UNIDAS CON MAURITANIA

1-mauritania

El jueves pasado se presentó en Jaén, en el Colegio de Arquitectos, la campaña de Manos Unidas con la participación de varios misioneros. Hoy domingo, en todas las parroquias de España se recauda lo que los fieles destinan cada año a los proyectos que esta ONG apoya en muchos países del mundo. El fin último de estos proyectos es acabar con el hambre en el mundo. Este año Manos Unidas nos hace caer en la cuenta de que en el primer mundo tiramos a la basura un tercio de los alimentos que se producen. Este hecho además de una inmoralidad es una injusticia que hay que seguir denunciando. Nuestro estilo de vida está haciendo que otros carezcan de lo básico. Este es el caso de Monguel al Sur de Mauritania, donde se desarrollará este año un proyecto con las aportaciones de las parroquias de Jaén. Monguel es una región que tiene una extensión aproximada de 1.800 Km2. Es una zona muy afectada por la inseguridad alimentaria, el analfabetismo de la población y su escaso desarrollo, la falta de accesibilidad a los productos de primera necesidad, y la fragilidad de las competencias de las estructuras locales. La población vive de la agricultura de subsistencia, de los cultivos pluviales y de la ganadería ovina y caprina. Este proyecto beneficia a 34 localidades. 3.124 personas bajo el umbral de la pobreza. Solicita la ayuda Cáritas Mauritania.2-mujeres
En el proyecto se establecen dos ejes de actuación para desarrollar el proyecto: Mejorar la formación de los beneficiarios (alfabetización, formación técnica y refuerzo de estructuras locales)
y mejorar las condiciones físicas de estas personas (alimentación y productos de primer necesidad, el acceso al agua..) Alrededor del 60% de la población solo realiza una comida al día especialmente en los meses secos del año. A causa de la frágil estructura agrícola, la recolección no llega a cubrir más que una parte del año (de 3 a 6 meses). Debido al contexto social, migración de hombres hacia las ciudades en búsqueda de trabajo, los habitantes de las localidades son en su mayoría mujeres, este colectivo representa alrededor del 54%. Caritas Mauritania aplica la aproximación participativa en todas sus intervenciones. Los beneficiarios se implican en la identificación de sus problemas, la elección de sus prioridades y en la programación de las actividades a ejecutar. La participación y

LA NO VIOLENCIA, EL ESTILO DE LOS MISIONEROS

2Al leer el mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de la Paz, uno no puede dejar de pensar en los misioneros: “Ser hoy verdaderos discípulos de Jesús significa también aceptar su propuesta de la no violencia”. El Papa recuerda al Premio Nobel de la Paz en 1979, santa Teresa de Calcuta, y la propone como “un símbolo, un icono de nuestros tiempos”. El mensaje de “no violencia activa” de esta Misionera de la Caridad, consistía en “vivir unidos, amándonos unos a otros”, como el mejor modo “para traer la paz”.
Los seguidores de Jesús, los que siguen sus enseñanzas, saben que Él enseñó “que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano”. El amor a los enemigos, poner la otra mejilla, impedir que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores, obligar a Pedro a envainar la espada… Este fue el “camino de la no violencia” que trazó Jesús y que “siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad”. Fuera del cristianismo, el Papa reconoce german-en-gatwe-gitega-anapalaciostambién a muchos otros hombres que practicaron la no violencia “con decisión y coherencia” como el Mahatma Gandhi o Martin Luther King, pero se fija sobre todo en el compromiso de la Iglesia “en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera”. Vienen a nuestra memoria misioneros como el espiritano Benedicto Sánchez que trabajó por la reconciliación en Angola; el padre blanco Germán Arconada, en la región de los Grandes Lagos; o la misionera de Jesús, María y José, Mª Pilar Díez Espelosin, enseñando el lenguaje del perdón a hutus y tutsis. El misionero Benedicto Sánchez acaba de publicar el libro: “Diálogos de amistad en África” sobre su vivencia misionera en Angola, durante los tres últimos años de guerra que vivió el país, del año 2000 al 2002: “La parte central de estos escritos son los diálogos de amistad que mantuve con los jóvenes militares en las diversas circunstancias de su vida: andando por los caminos, al cruzar los severos controles militares, en la misión cuando venían a pedir una oración de “protección” antes de partir al frente de combate, en sus casas cuando me llevaban para conocer a su familia y, de un modo especial, cuando se encontraban presos.”religiosas-en-ruanda
Junto al compromiso por la paz de la Iglesia, Su Santidad recuerda también el de otras tradiciones religiosas, y aprovecha para afirmar que “la violencia es una profanación del nombre de Dios”. Finalmente, el Papa Francisco subraya que “si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres”, entonces es fundamental comenzar a “recorrer el sendero de la no violencia, en el seno de la familia”. La familia es “el espacio indispensable” en el que “los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón”. Desde la familia, “la alegría se propaga al mundo y se irradia a toda la sociedad”. La propuesta del Papa, “la no violencia” como “estilo de política para la paz” ‒como reza el título de su mensaje‒, es también un llamamiento “a los líderes políticos y religiosos, a los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo” a ser “trabajadores por la paz”. Para lograrlo, Francisco propone un “manual” de instrucciones: las ocho bienaventuranzas del Sermón de la montaña, que “trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada”.indice
Foto 1: El misionero espiritano Benedicto Sänchez en sus escritos narra la vivencia espiritual que mantuvo con los jóvenes militares caminando por los caminos de la reconciliación al encuentro de la paz y del perdón.
Foto 2: Germán Arconada, (Misionero de África, Padre Blanco, ha pasado más de 50 años de su vida en Burundi. Vivió la Guerra Civil que asoló el país entre 1993-2005, atendió a los refugiados del país en la vecina Tanzania y al estar amenazado tuvo que ausentarse hasta en tres ocasiones del país en dos años.
Foto 3: María Pilar Díez Espelín nos dice: “La violencia y el mal te dejan sin palabras… No te dejan sin misión. Pero no puedes recrear la dificultad porque, si no, no la superas. Lo que hemos visto y vivido nos lleva a creer que la fuerza sólo la tiene Dios y que el anuncio del Evangelio, ante todo, tiene que ser reconciliación y verdad a raudales”
Foto 4: La madre Teresa premio Nóbel de la Paz decía que la Paz comienza con una sonrisapadreestoyaquisoytuhijo1-dest_

COMPARTIENDO NUESTRA VIDA…

foto1Mi nombre es Javier Navarro y desde hace dos años estoy viajando en verano a Bolivia para realizar un campo de misión en las comunidades campesinas de la Siberia boliviana.

Desde hace bastantes años he deseado tener esta experiencia. Hablando sobre cómo hacerla realidad me recomendaron vivirla en grupo y poder prepararme mínimamente antes de aterrizar por allí. Es por eso por lo que acudí a un encuentro de nuestra ONG marista “SED” y entré a formar parte del grupo llamado “Proyecto Bolivia”.

Tras terminar el curso como profesor marista, marché a Barajas para viajar al aeropuerto boliviano de Santa Cruz. Hemos compartido la experienciael Hermano marista Bonifacio, Javier García, Laura y yo. En Santa Cruz pasamos dos días habituándonos al horario, haciendo compras para el campo de misión y conviviendo con la “familia marista boliviana”. Me impresionó cómo viven miles de personas “buscándose la vida” en esta gran ciudad.foto2

Tras estos días, viajamos en flota (autobús mediano) hasta la ciudad de Comarapa, ciudad mediana a los pies de los valles interandinos entre Santa Cruz y Cochabamba. Son algo más de unos doscientos kilómetros pero tardamos más de cinco horas en recorrerlos. Para nosotros es una opción intentar vivir de la manera más parecidaa como lo hacen las gentes con las que pretendemos vivir.

Allí nos acoge una comunidad de Hermanos Maristas, junto a ellos hay una floreciente comunidad laical que anima y lleva adelante dos colegios y un instituto agropecuario. También llevan adelante un internado de niños y niñas llamado “Montagne”. El H. Bonifacio ha permanecido todo el tiempo en este internado. Este internado es muy importante para nosotros porque en él viven jóvenes que no pueden seguir sus estudios en sus comunidades campesinas, la educación termina en sexto de primaria, y son becados por nuestra ONG para poder completar sus estudios.

A estas comunidades acudimos Javier García, Laura y yo. En concreto este verano hemos estado en Astilleros. Hay una gran subida ya que ascendemos hasta cerca de los tresmil metros de altura.foto3

Este ha sido el centro de nuestra experiencia. Allí hemos pasado tres semanas viviendo con sesenta familias diseminadas por un valle donde la mayoría vive de su trabajo en el campo. Nosotros vivíamos en la escuelita. Cada día hemos visitado una de estas familias donde desayunábamos, comíamos y cenábamos de lo que ellos mismos tomaban. Principalmente arroz, pasta y “papa”. Esto nos ha permitido entrar en sus casas, ver cómo viven y que nos hayan contado su forma de vida en sus potreros (medianas huertas). Nos ha permitido poder preguntarles por sus esperanzas y sus sueños, también conocer sus problemas. Por las tardes, una vez que los profesores habían acabado sus clases, nosotros hacíamos talleres con los niños que se podían quedar. Allí las cosas eran muy simples, una pelota era suficiente para verlos felices, un taller de dibujo, de manillas (pulseras), han sido la manera de conocer al verdadero tesoro de Astilleros, sus niños y niñas. Por las noches les ofrecimos poder tener catequesis para prepararlos al bautizo, la comunión y la confirmación. Eso nos permitió poder acercarnos a su religiosidad y compartir algo de su fe y nosotros hablarles de la nuestra.

Son muchas las anécdotas, pero sobre todo las imágenes y sentimientos que traes cuando regresas de esta experiencia. La convicción de que somos afortunados por nacer aquí aunque nada hayamos hecho para estar nosotros aquí y ellos allí. La certeza de que por encima de distancias culturales somos personas, y hermanos, que nos enriquecemos mutuamente. Os puedo asegurar que no sólo hemos dado nosotros ya que hay una sencillez y unas ganas de luchar por la vida que me enriquecen y confrontan.foto4

Foto 1: Jóvenes del internado “Montagne”.

Foto 2: Niños de la comunidad campesina de Astilleros.

Foto 3: Primera comunión de adultos en Astilleros.

Foto 4: Gerardo y Catalina, familia de Astilleros. Misioneros: H. Bonifacio, Javier Navarro, Javier García y Laura Conesa.

SÓLO EL AMOR

1-linda-2Os compartimos esta semana el día a día del misionero Andrés García y su acompañar al pueblo pigmeo con su comunidad en la República Democrática del Congo. La salud y la educación son los dos pilares que sostienen este proyecto misionero con el amor como centro:

Sí, es un gozo poder abrazar a un niño enfermo de lepra, ver cómo una sonrisa va remplazando miedos y complejos. Desde hace unos años intentamos animar y sostener los esfuerzos del personal sanitario de los dispensarios estatales que actúan en la zona que abarca nuestra parroquia. Lo hacemos sobre todo porque nos encontramos a menudo con personas pigmeas (también bantús) afectadas por la lepra y la tuberculosis. El mismo criterio mueve nuestra misión; el mismo método: el amor. Ser testigos del amor de nuestro Señor. 2-ango-5Queremos prevenir la enfermedad, sensibilizar a las personas para que se dirijan a los centros de salud si sospechan que estas enfermedades los acechan, acompañar a las personas hasta su total curación. Así, a través de contactos aquí y allí; con la ayuda de Fundación Albihar, de Uyamaa, de Acción Damián,… con la ayuda in situ del personal sanitario que trabaja en el perímetro de nuestra parroquia y con la ayuda de dos agentes de salud y de voluntarios pigmeos, estamos lanzando una campaña de sensibilización y diagnóstico precoz de la lepra y la tuberculosis en la zona de la parroquia. Nuestra prioridad son los últimos, los pigmeos, pero es necesario erradicar estas enfermedades en toda la zona, para garantizar que no se darán más casos. El desafío es grande, porque a causa del seminomadismo de los pigmeos, hay interrupción en la toma de medicamentos, lo que provoca resistencia de los bacilos a las medicinas que el sistema sanitario del país nos ofrece. Por eso la sensibilización y formación de un buen número de pigmeos en el mayor número posible de campamentos es necesaria, para poner freno definitivamente al avance de estas enfermedades. Queremos que nuestra presencia y nuestras relaciones con enfermos y agentes de salud, con pigmeos y bantús, transmitan amor, esperanza, confianza, Vida Nueva y Vida en Abundancia; también gracias a vosotros y a muchos como vosotros que nos apoyáis. 3-elisabetSeguimos acompañando a las personas pigmeas que conocemos, nos proponemos acompañar, más que guiar: escuchar, observar, entender, conocer… Al mismo tiempo intentamos darles herramientas para hacer su propia introspección como personas, como pueblo, y una relectura de su historia que les capacite para “poseer” y expresar su identidad. Así, podrán dialogar con la diversidad de los otros pueblos y culturas, escogiendo sin complejos lo que quieren compartir y lo que no. Ésta es una carrera de fondo y queremos empezarla de puntillas, sin mucho ruido ni prisas. Nuestros principales colaboradores son los niños, las madres, los ancianos. En ellos encontramos alegría, cariño, ilusión, raíces, experiencia, vida… Escuchándolos soñamos cómo transmitir lo que ellos quieren aprender, cantamos, dibujamos en el cuerpo, en el suelo, en el papel y en el corazón, con los lápices de la esperanza y del cariño, preparando un futuro para su pueblo junto con el resto de la humanidad. El pupitre sobre el que nos apoyamos es la tierra unas veces, un camastro de cañas otras veces, las rodillas otras… siempre sostenido sobre cuatro pilares: la cultura del pueblo pigmeo, la cultura de la humanidad, la cultura de la esperanza y la cultura de la Nueva Humanidad que propone Jesucristo.4-pigmeo-suelo El criterio base de nuestra pedagogía está sugerida también en la canción de Silvio Rodríguez: “Sólo el amor”. Sí, amar la arcilla con que hemos sido moldeados, con virtudes y defectos, presente y pasado… Amar el tiempo de los intentos… Sólo el Amor engendra la maravilla, sólo el Amor regenera, sólo el Amor convierte en milagro el barro. Gracias a todos, y gracias a Dios. Otro mundo es posible.”

 

Foto 1: Los misioneros de la Consolata recorren los campamentos de los pigmeos llevando formación para la salud con el objetivo de prevenir enfermedades como la lepra y la tuberculosis ayudados por algunos agentes de salud.

Foto 2: Andrés García, misionero jienense, colabora desde hace muchos años con el pueblo pigmeo en la República Democrática del Congo.

Foto 3: La alfabetización y el rescatar la cultura de este pueblo poniéndola en valor es otro de los objetivos de los misioneros.

Foto 4: La escasez de recursos didácticos lleva a utilizar cualquier espacio para educar y el suelo sirve de mesa en muchos de los campamentos, en escuelas improvisadas de hojas y caña.

nino-pigmeo

LA MONJA DE LOS PIES

3-nina-amputadaLas cenizas de Isabel Solà (Barcelona, 1965), asesinada el 2 de septiembre en Haití, ya están esparcidas sobre la tierra que la vio llegar hace siete años, uno antes de que un seísmo quebrara el país con la fuerza de un grado 7,7 de la escala Richter y lo sumiera en el desamparo. El funeral se celebró el pasado jueves en Puerto Príncipe, con la asistencia de sus cuatro hermanos, sus amigas, con los superiores de la congregación así como la comunidad religiosa que reside en Haití. También acudieron a despedir a la “monja de los pies” sus lisiados, los alumnos de la escuela de formación profesional y los maestros rurales a los que rehabilitó sus escuelas, así como los pacientes del dispensario que construyó tras el terremoto.2-marcos-recolons

Puerto Príncipe se convirtió en el epicentro del dolor pero la tristeza se extendió por réplicas. Alcanzó a toda la comunidad religiosa católica como recogió el papa Francisco. Pero incidió especialmente en Guinea Ecuatorial, dodne vivió 14 años. Se celebró un sencillo acto al que acudieron maestros y alumnos que estuvieron bajo su dirección en Ebibeyin. Los jóvenes cantaron y montaron un collage de flores de papel con una frase: “Isa, gracias por tu vida”. Burguesía catalana y desheredados formaban un particular ejército a favor de sus propósitos humanitarios. El dentista Alberto Pérez Porro conoció a la misionera en Guinea. Montaron una clínica con piezas de segunda mano y consiguieron odontólogos cooperantes. 4-cr0uyjfxgaazejyEsa iniciativa derivó después en la ONG de Pérez Porro. También de este modo se inició una amistad inquebrantable. “Bajita, rubia, ojos azules y una voz tan dulce no esperabas que condujera el 4×4 por las carreteras de Guinea o Haití como si fuera un piloto del París Dakar o que se zambullera en el mar en bañador con toda naturalidad”, la describe el dentista. Al mes del terremoto que dejó un país en ruinas, con 300.000 muertos y cientos de miles de heridos, Pérez Porro y el traumatólogo Javier Trench, también amigo de Isa, exploraron el terreno a petición de la misionera que quería montar un centro ortopédico. El país era un caos de organización. A su vuelta a Barcelona, acudieron a un experto en planificación. “Construimos su taller, después un dispensario, un centro de FP para amputados, y un programa de microcréditos para que montaran su primer negocio… En cada proyecto Isa ya veía una nueva necesidad”. Logró que la Universidad Don Bosco de la República Dominicana enviara profesores y alumnos en prácticas, y consiguió técnicos y fisioterapeutas voluntarios, con largas estancias. Involucró a sus hermanos, especialmente a Javier, en la fundación Juntos Mejor con la que rehabilitaron escuelas rurales y formaron maestros. isabel-solaDesde esta página le rendimos nuestro pequeño homenaje, nuestra despedida y agradecimiento por una vida entregada, por haber devuelto pies y manos al pueblo haitiano.

Foto 1: El  viernes 2 de septiembre Isabel Solá murió asesinada en Puerto Principe, Haití. Su vida entregada y el testimonio de su martirio nos recuerda de nuevo, como entre los más pobres, personas cautivada por la figura de Jesús de Nazaret viven dispuestos a dar la vida hasta el extremo.

Foto 2: Marcos Recolons, misionero jesuita y director de Fe y Alegría en Haití escribió después de su muerte: “Desde que la conocí, mi amistad con ella y mi admiración han ido aumentando por su identificación y solidaridad con el pueblo haitiano y especialmente con los más pobres y con los damnificados por el terremoto, su empuje para afrontar todas las dificultades, su capacidad organizativa, liderazgo, espiritualidad profunda… una mujer extraordinaria, que me siento privilegiado de haber conocido”.

Foto 3: Su presencia era, según describen, como un viento fresco de verano que desordena todo a su paso dejando una sensación de bienestar y energía, contagiando las ganas de ayudar. Poco o mucho sus amigos se encontraban envueltos en alguno de sus proyectos.

Foto 4: En su ordenador se ha encontrado un escrito del mes de marzo en el que agradece a la congregación haberle permitido trabajar en Guinea y en Haití, “un regalo de Dios”, y en el que pide que sus cenizas se queden en el país.

 

isabel-sola-768x435

 

DAR Y RECIBIR MISERICORDIA

1-en-rocafuerte-esmeraldasEl pasado 16 de abril las entrañas de la tierra se estremecieron. Meses después en una camiseta vi la frase: “Hasta en Ecuador la tierra baila reggaeton”; sin duda, una forma positiva de leer los acontecimientos que han destruido parte de la belleza de aquella hermosa tierra, y que ha destrozado el corazón de tantas familias; muchas de ellas aún lloran a sus seres queridos. Y la tierra sigue bailando, como hemos podido comprobar este verano en distintos lugares de Ecuador (Esmeraldas, Manabí, Cuenca y Chordeleg en la provincia del Azuay, Quito), donde nuestra Iglesia de Jaén sigue sembrando el Amor Misericordioso de Dios.

Tras mi primera experiencia misionera allí hace siete años pensé: “Tengo que volver con más calma y sosiego, si el Señor así lo quiere”. Entonces, las circunstancias familiares y personales que envolvieron aquellos días no me permitieron vivirlo con la Paz necesaria, aunque sí con la entrega total que el Señor hace siempre posible, para poder hacer su voluntad en medio de los niños y niñas de la Casa Hogar de Belén. Entonces fue a través del sacerdote Juan Raya, que había estado allí de misionero, como pude conocer a un matrimonio de Jaén (Ana Cruz y Antonio García), que trabajaban allí con diversos proyectos, educativos y de carácter social. Siete años después, el Señor me vuelve a enviar en unas circunstancias difíciles y dolorosas para este pueblo. Para mí el momento “kairós” (oportuno), en el que el Señor quiere que se cumplan los deseos que en mi corazón quedaron entonces. Precisamente en este Año de la Misericordia, la ocasión estaba ahí porque el corazón estaba dispuesto.2-m-carmen-con-wendy

Si en aquel momento mi aventura la inicié sola, Dios quería que en esta ocasión fuese bien acompañada por otro de tantos ángeles, como a lo largo de mi vida ha ido poniendo en mi camino. Y así ha sido desde el primer momento en que conocí a Antonio Alcántara, miembro de la Parroquia de San Bartolomé de Torredelcampo, sin duda, un compartir el mayor tesoro que hemos recibido: la Fe en Cristo, que nos lleva a salir fuera, a acercarnos a las necesidades ajenas. A acompañar en el dolor y en el gozo, que de ello saben mucho nuestros hermanos de Ecuador; aunque su corazón pueda estar roto, siempre con la sonrisa en sus rostros. Desde el primer momento he tenido claro que mi misión era acompañar, estar, rezar por ellos y con ellos, servirles pero a su estilo que dista mucho de lo que nosotros entendemos y a veces queremos hacer…y como pasa en estos casos yo que iba a compartir la Misericordia que Dios ha derramado en mí, me he encontrado con un derroche de Amor por su parte que ha desbordado de gozo mi corazón, experimentando un día tras otro lo que San Juan de la Cruz nos dice: “Quién anda en Amor ni cansa ni se cansa”. Qué bien vive esta máxima el sacerdote misionero Luis Fernando Criado. Hace años está en Esmeraldas llevando la misión con humildad, sencillez, entrega, cariño, paciencia…¡admirable! Con él nos pusimos en contacto para ir y con los brazos abiertos nos recibió, junto con cada una de las personas que pasan y están en la casa parroquial de Rocafuerte (Esmeraldas), sin duda una casa de puertas abiertas donde siempre hay palabras de acogida, un plato de comida, una palabra de apoyo, una sonrisa que repara y un abrazo que fortalece. Gracias por tanto cariño compartido.3-familia-de-maria

De vuelta tengo sentimientos encontrados que hacen dura la adaptación: con el gozo de haber vivido lo que parece un sueño y la nostalgia por la separación y la distancia. Toca tomar tierra, reflexionar sobre la experiencia compartida para llevar lo aprendido a la misión aquí; siempre en comunión con los que allí caminan. Desde la oración, para que sigan levantándose cada día con esa confianza en que su vida está en los brazos amorosos y providentes de Dios Padre, que les cuida, les acompaña, en todo momento y circunstancia, incluso en las que no se pueden entender y hacen sentir impotencia.

Ojalá estas líneas sirvan para que nuestra misión de Jaén se revitalice, se tome más conciencia de la labor que de forma callada se está realizando y de la mucha ayuda y apoyo que necesita. 4-en-chordeleg

Foto 1: Mari Carmen Ropa, natural de Castellar, junto con Antonio Alcántara de Torredelcampo han dedicado este verano a visitar a los misioneros de Jaén en Ecuador. La mayor parte del tiempo han estado colaborando en Rocafuerte (Esmeraldas) con el sacerdote Luis Fernando Criado.

Foto 2: Visitó también la zona afectada por el terremoto en Playa Prieta (Manabí). Allí gracias al apoyo de muchas aportaciones de Jaén y otras zonas de España se ha vuelto a reconstruir la escuela. Mari Carmen en la foto está con Wendy Loor, una de las profesoras.

Foto 3: En casa de una familia amiga, ella los conoció en su anterior estancia hace siete años en el Hogar de Beleń y sigue conservando su amistad.

Foto 4: Visitó Chordeleg en la provincia del Azuay, allí una paisana Karina Hernández, coordina una fundación que entre otras tareas acoge a ancianos sin recursos.