Archivo mensual: noviembre 2018

CAMBIA EL MUNDO

 

TOMBOLAQueremos cambiarlo, podemos cambiarlo y por ello desde nuestra oración nos desvivimos. En nuestro caminar diario, con las familias, los equipos de Cáritas, los hermanos sacerdotes, los privados de libertad, los seminaristas, los enfermos, en la universidad,… es una constante. Creemos en otro mundo sin violencia, sin desigualdades, sin pobreza, sin marginación, sin maltrato ni abusos, en un mundo en clave de Amor y no cualquier amor. Un Amor que transforme, dignifique, promueva, sane, acompañe, comparta, incluya, acoja,…

Este año miramos al domingo mundial de las misiones mirando de reojo la segunda jornada mundial de los pobres que el Papa plantea para noviembre. Para ello hemos propuesto una mesa de trabajo entre las diferentes instituciones que trabajamos por la promoción y atención a los más débiles y empobrecidos de nuestra ciudad en Manta.

Moi y Juanito con la mantitaSiguiendo las indicaciones del Papa Francisco hemos propuesto cuatro momentos. Un primero donde hacer presente el grito de los pobres; con sus rostros, sus vidas, su lucha diaria por sobrevivir, sus ilusiones y esperanzas. En esa mesa queremos presentar el rostro del migrante venezolano que viene huyendo de su país, narrar su éxodo, los mil cuatrocientos kilómetros que caminan, los fríos y hambre que pasan, las penas que cargan, los sueños que les motivan. También visibilizar el sufrimiento del adulto mayor para acceder a sus medicinas, una alimentación digna, luz, agua, vivienda… algo que debería ser de cajón, pero que al no tener una pensión nadie le cubre. Otro de los rostros de la pobreza en nuestra cuidad tiene discapacidad, física, psíquica o sensorial, no es incluido, tiene dificultad para acceder a los estudios, a un trabajo digno o a simplemente pasear por las calles, necesita terapias, física, de lenguaje, ocupacional, maestros de apoyo.. 20915404_1519330881465817_2744320818804243107_nComo en muchos países del mundo acá también la pobreza tiene rostro de mujer, mujer con hijos a cargo, sin marido que le apoye, teniendo que ser explotada en una fábrica por más de diez horas para poder mal cubrir las necesidades de sus hijos, pero a qué precio; niños que pasan el tiempo solos, que comen caliente en la mañanita, a las seis y ya hasta las seis de la tarde no vuelven a tener una comida decente, que no tienen orientación para sus deberes escolares, para sus tareas o sus dudas y tentaciones diarias. No podemos dejarnos atrás a los hermanos y hermanas que padecen alguna enfermedad catastrófica como pueden ser el cáncer, el VIH, las drogodependencias, alcoholismo… por desgracia son muchas las ocasiones donde la familia se agota y no tiene de dónde para seguir atendiendo a su familiar ya sea hijo, padre, hermano,… es horrible ver los rostros de impotencia y desesperación de quien ama y no puede evitar ni paliar el sufrimiento de su ser amado. Queremos que estos rostros sean escuchados por la ciudadanía.

El segundo momento será explicar qué hacemos cada institución en ese empeño de intentar atender a nuestros pobres, que nace de la escucha de su grito, de su clamor.Josep

Un tercer momento pretende crear, como nos pide el Papa y la lógica, una red donde nos coordinemos y apoyemos todos los que nos sentimos llamados a este servicio, de forma que seamos más eficaces. Y como colofón el día 18 de noviembre abramos nuestras casa, iglesias, sedes, oficinas… a los pobres, que ese día nadie se quede sin un plato de comida.

¿Un sueño? ¿Una locura? Lo estamos logrando, cada vez somos más los que nos coordinamos y nos añadimos a este camino. La iglesia sola no puede acabar con el hambre y la pobreza del mundo, pero la humanidad unida sí. Tomemos las manos del que quiere cambiar el mundo, da igual su fe, lo importante es su afán de servir.

Necesitamos manos, necesitamos de vuestras manos; necesitamos misioneros y misioneras, personas que compartan su vida, su ser y sus sueños sin miedo y convencidos de que juntos podemos cambiar el mundo. MANTA

Anuncios