REPORTÁNDONOS

Encuentro con venezolanos

Hace tiempo que no escribimos y no es por falta de ganas, no hay excusas, los ritmos si bien son fuertes, debemos aprender a acompasarlos con los ratos de reflexión y expresión para compartir lo que vivimos día a día, con nuestra gran familia, que sois vosotros.

Los sentimientos ante nuestro nuevo caminar, siguen siendo encontrados, pues somos conscientes de nuestras limitaciones y debilidades, de nuestros ritmos, de nuestros frentes (ser familia, la atención pastoral y acompañamiento a las comunidades donde vivimos, equipos de Cáritas y su promoción en las parroquias, el banco de alimentos diocesano, el comedor para personas indigentes, sin techo y migrantes; la pastoral de la salud, el convenio con la universidad, las clases del seminario, el acompañamiento personalizado en el centro de rehabilitación social de El Rodeo,…) y un sin fin de cosas que surgen semana a semana y que hacen que los días vengan escasos de minutos. No obstante nuestro buen Padre nos regala una y otra vez pequeños frutos, que nos sirven de motivación y fortaleza, para reafirmar nuestro compromiso de darnos con el corazón y las manos abiertas a lo que va llegando.

Estos meses de verano la casa tiene un gran trasiego, la llegada de tres voluntarias españolas y sus prácticas, la venida de matrimonios amigos desde nuestro Azuay, la visita de Carmen y su discernimiento de cara a la misión, los encuentros con nuestra hermana Karina,… hubo días que la familia se triplicó. La acogida es un sacramento de vida que aprendimos en esta tierra, tener la casa abierta a quien llega; un regalo que siempre aporta, a pesar de las pequeñas molestias que a ratos supone el cambio de cuartos y el improvisar comida para tantas bocas.

Taller de San Patricio

Con las comunidades que forman San Juan de Manta, el pueblo donde ahora vivimos, aún estamos conociéndonos: sus tradiciones, sus formas, su vivir como iglesia, como familias. Nos sentimos acogidos, sin dejar de tener presente el proceso misionero que tenemos que realizar, “hacer presente el amor de Dios”, pues en nombre del evangelio no siempre sabemos dar ese testimonio de amor. Son personas sencillas, buenas, que necesitan presencia y constancia, soñamos con contar con un apoyo en el equipo que fortalezca este espacio, pues este ratito los frentes nos superan.

La cárcel sigue siendo nuestro espacio de tomar de la mano al más débil, al más olvidado y caído. Este proceso de revisión de vida y construcción de un nuevo proyecto personal sigue creciendo con mucha fuerza. Comenzamos con siete chicos en la mañana y diez en la tarde; actualmente se han apuntado veintidós chicos en la mañana y cuarenta y dos en la tarde. Cada semana hay nuevos internos (ppl) que se acercan a pedir participar. Es un día a la semana, pero intenso, con mucho de Dios y mucho del mundo, una confrontación diaria a la que aportan casi sin darse cuenta, más ellos que nosotros. Es precioso el proceso y ver cómo buscan espacios de atención individual, renunciando al almuerzo si es necesario; o se corrigen entre ellos dando testimonio de sus errores, para que otros no los repitan, un regalo escuchar sus proyectos de vida, sus fracasos como pareja, padres o hijos, sus ganas de restaurar lo dañado, ver brotar lágrimas desde sus almas y querer confiar en un Dios que quieren conocer…Cáritas Jipijapa

Un espacio no previsto inicialmente en nuestro compromiso es el de la movilidad humana. Manta es la tercera cuidad del país en número de venezolanos que llegan huyendo del infierno de su país. Un infierno al que cuesta trabajo desde el gobierno ponerle adjetivos acertados pues se quiere nadar y guardar la ropa; y eso no es posible. Desde la red Clamor, creada dentro de la Iglesia, se están dando y proponiendo reflexiones y soluciones provisionales a esta gran abanico de situaciones de indefensión y sufrimiento que viven miles de familias. En esa lucha poco a poco vamos encontrando aliados en la Defensoría Pública, el defensor del pueblo y algunos espacios concretos de educación y salud. Es un camino difícil, pero no imposible y como iglesia tenemos que dar de comer al hambriento, beber al sediento, posada el peregrino,… más allá de lo que permitan las leyes locales. En nuestra arquidiócesis Diosito ha querido que seamos la cabeza que acompaña este proceso. Este mes se constituyó la mesa de movilidad humana de Manabí, un espacio interesante para nosotros como Red Clamor, para compartir nuestras actuaciones directas y explicar a las diferentes autoridades la imposibilidad de los hermanos venezolanos con las exigencias de nuestras leyes nacionales, no por falta de voluntad suya, sino por los ritmos de las instituciones venezolanas en atender sus pedidos de documentación; y de proponer alternativas donde el centro sean las personas y no la ley.
En el cara a cara con ellos experimentamos la necesidad de acogida y escucha, nos dicen:“no saben lo bien que me siento después de hablar con ustedes” y nos miramos pensando que aún no hemos hecho aún nada por ellos. Sus ojos se rompen en lágrimas al hablar de los que dejaron atrás, de su éxodo y viacrucis, de la indefensión de sus hijos, la falta de empleo, la impotencia de tener que empezar de cero, indocumentados, enfermos, solos, en una realidad desconocida, … son valientes, muy valientes, a ratos lloramos con ellos, apretando sus manos, mirando en sus ojos los ojos de Cristo maltratado camino de la cruz, nos toca ser cireneos que comparten su carga, sin tener a veces más solución que el escuchar, abrazar, acoger y amar.

Comisión diocesana de CáritasBueno pues hasta aquí hoy, en la próxima entrega os seguimos compartiendo más sobre nuestra misión, que también es la vuestra. Os queremos. Un fuerte abrazo a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s