Aquí cabemos todos

LA REVANCHAYa cuatro meses en esta tierra que es también la nuestra. Los días frescos del verano tropical nos acarician para que nos sintamos como en casa y no extrañemos demasiado el terruño. Los niños otra vez añaden a su voz el acento latino, tan dulce y musical. Nuevos rostros se asoman a la casa, son amigos que vamos añadiendo a la mochila de la vida haciéndola más hermosa.

De nuevo acostumbrándonos a los sabores de esta rica cocina llena de matices marinos y fruta exótica.

Este último mes en la casa prestada hemos acogido a queridos amigos que hacía tiempo no veíamos. En la zona andina del Ecuador donde viven muchos de ellos, han sido las vacaciones y llegaron a compartir unos días con nuestra familia. En estas jornadas todos nos hemos apretado un poquito para hacer sitio al que ha ido llegando. Eso lo aprendimos aquí; es el valor de la acogida, de la hospitalidad; que este año además es el lema de la Arquidiócesis de Manabí.

20915404_1519330881465817_2744320818804243107_nMoisés se alegra cada vez que alguien nos visita, o cuando estamos invitados. Lleva la alegría de la casa abierta en su ADN, le encanta estar rodeado y es el que mejor acoge. Disfruta de las visitas y siente mucho la marcha de los amigos cuando tienen que retornar. A su vida también han llegado dos estupendas personas que le apoyan con la terapia de Lenguaje y la rehabilitación para que siga avanzando.

El sentimiento de familia grande se fortalece cuando hay lugar para el otro y se hace el esfuerzo de que se sienta como en su casa. No sólo del conocido, sino también del que se presenta por primera vez en nuestras vidas.

Hace unas semanas tuvimos la suerte de conocer a algunos amigos venezolanos que llegaron a Manta hace poco tiempo, huyendo de la situación desesperada de su país. Un grupo de misioneros de Manta (MIES) con sus jóvenes, nos invitaron a este sencillo encuentro con familias de Venezuela. Personas que emigran como todo el que deja lo amado detrás de sí, con el pensamiento puesto en los que se quedan y en la tierra bendita que los vio nacer; con el corazón mal herido, sino roto, por haberlo dejado todo menos la esperanza de poder volver algún día. 20953063_1519331094799129_7519768135147523096_nMuchos de ellos compartiendo el pesar de haber perdido familiares en estos últimos meses por falta de medicinas o como consecuencia de la escasez e inseguridad que afecta al país. Sin conocernos nos abrieron sus vidas y sus almas a los que esa tarde estábamos allí. ¡Cuánta acogida entre ellos, cuánta solidaridad, cuánto amor! ¡Cuántas lecciones de vida recibimos! A veces uno ve los milagros más grandes en las situaciones más sencillas y para muchos insignificantes… En esos momentos uno puede reconocer a gigantes del amor en personas humildes que ponen todo en juego por los demás. Vemos en ellos reflejados a la pobre viuda que da todo lo que necesita para que otros tengan algo. ¡Cuánto nos queda que aprender a los que vamos de cristianos! Qué lejos estamos tantas veces del corazón entregado sin condiciones de nuestro Señor, de su estilo de vida….

EQUIPO ZONALEn estos días sólo “gracias” nos salen del corazón por poder ser testigos de tanto amor. Nuestros hijos a pesar de estar metidos de cabeza en plena adolescencia, no dejan de sorprendernos con su sensibilidad ante lo que comparten con nosotros y Dios va esculpiendo en sus almas una obra nueva que quizás algún día pueda ser oasis para otros.

Agradecidos nos sentimos también con nuestra diócesis de origen, Jaén, que a través de su delegado de misiones nos ha facilitado en una buena parte la adquisición de un vehículo que nos ayuda en el trabajo diario; con nuestra asociación misionera OCASHA que no deja de apoyarnos, con nuestras familias que prescinden de nosotros y nos suplen en tantos momentos difíciles…

FURGONETALa tarea de cada día va creciendo: las clases en el Seminario diocesano, en el Instituto de estudios pastorales, las reuniones con los equipos de Cáritas, con los grupos de mujeres, con diferentes agentes de pastoral o con las autoridades, son ocasiones de poner lo que somos y tenemos al servicio de este pueblo que ahora nos acoge y nos dice continuamente: “pasen y siéntanse como en su casa, la mesa está servida”.

Anuncios

2 Respuestas a “Aquí cabemos todos

  1. Humberto Berrezueta

    Me encanta que todo vaya bien. Que la vida siga el camino que la luz guía. Espero pronto vernos por esas tierras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s