Noticias desde la R.D. del Congo

Andrés García, misionero de la Consolata al que Latiendo con el Sur apoya, nos envía esto desde la selva de la R.D. del Congo:

Queridos amigos de Latiendo,
Hola a todos. Paz y bien.

Gracias a todos por vuestra generosidad y fidelidad a través de estos años.

Quizás la amistad y familiaridad con algunos de vosotros me ha hecho creer que a través de lo que escribo en el blog estabais bastante al corriente de nuestras andadas.

Aún así, os recuerdo realizaciones puntuales, gracias a vuestro apoyo, que han sido y siguen siendo importantes en el desarrollo de nuestra misión, que es la vuestra, de la Iglesia, de nuestro Señor:

Gracias a vosotros pudimos sostener durante dos años la escolarización de un grupo de niñas pigmeas. Por varias razones no siguió, pero hoy Msima, Bako e Idey, son líderes en sus respectivos campamentos. Su presencia es una semilla que va madurando al ritmo de su edad. Las tres son madres y las tres son escuchadas por los demás cuando hablan en sus campamentos. Confío en que poco a poco se vuelvan guías maduras capaces de iluminar a los demás.

Gracias a vosotros compramos una moto que aún hoy resiste nuestras carreteras imposibles, facilitándonos el acceso a cada campamento. También echamos mano de vuestra generosidad para la gasolina, que es uno de los gastos más grandes del día a día.

Vuestra ayuda material y la experiencia profesional de Alfredo nos han ayudado a levantar las instalaciones de acogida de nuestra parroquia. Ante la incredulidad de casi todos, hemos construido un buen pórtico, que nos sirve como sala de reuniones para todos los grupos y actividades de la parroquia, dos dormitorios para los grupos y huéspedes, la casa de la enfermera Bomao y la capilla de la comunidad. Todo con la técnica de tapial.

Actualmente, nos servimos de vuestro envío periódico también para el desarrollo de la escuela itinerante de alfabetización para los pigmeos que iniciamos gracias a la colaboración, la preparación profesional y el saber hacer y estar de Elisabeth en su paso por Bayenga.

En “sedientos de vida” encontraréis todas estas realizaciones y más que sin vuestra ayuda no habrían podido llevarse a cabo.

Considero también una preciosa aportación de Latiendo el envío de las medicinas que me han ayudado literalmente a respirar durante dos años y medio.

Más allá del apoyo económico, mucho más allá, está vuestra amistad. Quienes han estado por aquí saben que a menudo, entre la multitud de personas y de actividades, la soledad es nuestra compañera, por eso, vuestra oración, vuestra amistad y fidelidad son fuerza y reorientan el silencio, dándole sentido, volviéndolo fecundo para muchas personas.

Gracias a todos, gracias por todo y gracias a nuestro Señor, al Señor de la Vida y del Amor por cada uno de vosotros.

Un saludo y una oración.

Andrés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s