MISIONERAS PARA ÁFRICA

Promocion Femenina (2)En “Nuestra Misión” queremos acercaros a las Misioneras de Nuestra Señora de África. Tuvimos la suerte esta semana de conocerlas un poco más de cerca en Madrid. Nos llamó la atención desde el principio su acogida (como si fuésemos de la familia), su sencillez y compromiso con los pobres haciéndose ellas pobres también. Nos sentimos entre ellas como cuando en Ecuador llegábamos a casa de las Siervas de los pobres o las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. Era como llegar a nuestra casa.

Compartimos la comida con ellas y al lado nuestro estaba Antonia que acaba de llegar de Mali. Lleva allí más de cuarenta años, pero ahora un problema de salud la ha traído de nuevo a España para ser tratada. Una de ellas nos compartía que con alegría que al día siguiente volvía al Congo. Casi todas estaban de paso para descansar, para coger fuerza y seguir la tarea. Todas ellas con muchos años de misión encima pero con la ilusión del primer día. Conocimos también a la hermana regional, Pilar, la “jefa” aquí en España y nos contó un poco de la historia de la congregación, de la historia que toda familia tiene.misionera de africa En la actualidad son 850 misioneras de 29 países de Europa, África, América y Asia. Viven en comunidades internaciones desde el comienzo de su fundación en 1869 en Argelia, por el cardenal Lavigerie. Nos llamó la atención que fuese en África donde nació este grupo, en un país musulmán y que se haya extendido tanto. Ellas creen en la utopía, en que el diálogo con el mundo musulmán y con creyentes de otras religiones es apertura a la unidad de todos los hombres y mujeres de buena voluntad y camino de paz. Llegaron a España cuando ya la congregación tenía raíces casi centenarias en África. Ahora desde España están repartidas en países del continente de África, Polonia, Roma y México y prestan servicios en las áreas de educación, sanidad, formación de jóvenes y adultos, líderes para la Iglesia, niños de la calle, prisiones.. les preguntamos qué hacen aquí en España y nos dicen que de acuerdo a sus posibilidades trabajan por África en diferentes fundaciones y centros de ayuda a los emigrantes subsaharianos. Maite nos acompañó todo el día, ella espera con ilusión regresar al Burundi, antoniayafricanasdonde ya estuvo anteriormente. No parece asustarle la situación de inestabilidad política que vive el país. Es mayor la alegría de servir en África que los problemas que puedan surgir. Su hablar apresurado y su risa nos hacen ver en ella una vocación auténtica por la misión. Dejó su trabajo de docente y una vida cómoda para servir a los africanos y llevar el mensaje de amor de Jesús al mundo. Ella organiza junto con un sacerdote misionero todos los años un campo de trabajo con jóvenes en Tetuán (Marruecos) en verano. Nos cuenta que es una experiencia estupenda para los que participan de inserción en el mundo musulmán. En agosto emprenden la aventura de convivir con otra cultura, apoyar a niños de la calle, con parálisis cerebral, a dar clases, compartiendo la vida y la oración.Tetuan_3_113

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s