AMAR: PONERNOS EN MANOS DE DIOS

Amanecer soleado sobre el mar - YouTube

Cuando realmente somos capaces de ponernos en manos de Dios, día a día, en la oración, Él va marcando nuestros pasos, nuestros caminos, encuentros, servicios, ilusiones y sacrificios. En estas dos últimas semanas hemos pasado de tener vacías nuestras casas de acogida a tener sólo una habitación libre, con todo lo que eso supone de complicación gracias al dichoso covid.

La primera en llegar fue la señora Natalia con sus dos hijos, un bebé precioso de dos meses y Luna una niña de dos años, cuyos ojos hablan y con su media lengua quiere explicar todo su mundo y el de su hermanito. Los trajo la policía por una llamada de unos vecinos que oían como un hombre golpeaba repetidamente a una mujer. Poco a poco la estamos acompañando, dando atención psicológica y seguridad para discernir cual será su proyecto de vida. Como siempre las instituciones oficiales niegan su ayuda hasta que no hay denuncia formal. Policía y fiscalía no actúan de oficio y si nosotros no la acogiéramos quedaría en indefensión total con sus niños. Sus relatos son duros, cómo comenzó el maltrato, cuántas veces le ha pedido perdón, las promesas de cambio y nuevamente la ira, los golpes sin cesar una y otra vez. Es duro ver esa espalda magullada llena de morados. Con el consejo de protección de derechos, vemos lo necesario que es esa primera acogida hasta que las mujeres que acompañamos son capaces de sentirse seguras, denunciar y comenzar una nueva vida. Cáritas es en estos casos: acogida, consuelo, escucha, acompañamiento, seguridad, alimentación, espacio de sanación de heridas físicas y espirituales,… amor encarnado.

Delitos de violencia contra la mujer – Venelogía

A la casa “El Samaritano” de la comunidad “20 de Mayo”, nos llegan otro tipo de casos donde uno toca la fragilidad del ser humano, “las llagas de Cristo” . En nuestra labor recordamos ese ejemplo de atención amorosa con los enfermos y moribundos de referentes en la iglesia como madre Teresa, Domingo de Guzmán, padre Damián, José Cottolengo… Tres de los chicos acogidos están graves y necesitan curas diarias, medicinas, aseo, alimentación sana,… La llegada de uno de ellos supuso tomar ciertos riesgos pero en estos casos no nos queda otra que pensar: “¿qué haría en mi lugar Jesús de Nazaret?” Y de una fuimos a su encuentro. Y es que Richi estaba ingresado en el hospital con una puñalada en el riñón y otra en el pecho. El viernes la trabajadora social del hospital contactó con nosotros para ver si el lunes podíamos acogerle, pues le querían dar el alta y no tenía a dónde ir. Por supuesto accedimos a acogerlo. Pero cual fue nuestra sorpresa que el día lunes cuando preguntamos por él y nos dijeron que el sábado le dieron el alta. Sabíamos que era un chico en situación de calle y que había dormido en diferentes asentamientos en edificios semidestruidos por el terremoto del 2016. Dios hace las cosas y otro chico sin hogar que nos colabora en Cáritas sabía dónde estaba acogido con otros muchachos en una casa abandonada. Cuando le dijimos que cogiera sus cosas y que lo llevábamos a la casa de acogida, se puso los zapatos, tomó una funditas con medicinas y dijo “vamos”. “¿Y tu ropa, tus cosas?” “Realmente no tengo nada, una ropita vieja regalada”.

Cáritas demanda políticas que saquen de la calle a 40.000 ...

Por el camino lloraba de alegría, nos decía: “cuando les vi aparecer pensé que venían a preguntar por mi salud, nunca pensé que me acogerían” Entre lágrimas prometía: “Voy a cambiar, mi vida va a cambiar”. Con Richi el camino está siendo duro, pues además de sus heridas se está enfrentando a la pesadilla de la droga que le llevó a la calle. Cada día es un logro y un pasito más en este largo camino, que juntos debemos recorrer. Cuenta que se sentía invisible en la calle, que nadie lo miraba, que no descansaba hacía tiempo pues dormía donde podía, su rostro habla de hambre, de heridas y llagas, de soledad y desarraigo. A ratos recordando vivencias se le hace un nudo en la garganta y quiere llorar, pero entre bromas y risas le animamos a que valore por lo que este rato tiene. Ahora cada día nos da las gracias, nos repite: “no saben ustedes cuánto me están dando, no es la ropa, ni la comida, es mucho más”. Le animamos a que sienta que somos una familia, ya le pusimos de cocinero en la casa, y queremos sembrar unas “lechosas”, maracuyas, sandías… que él sabe cultivar. Puede que un día le fallen las fuerzas, que recaiga, que vuelva a la calle, pero siempre sabrá donde hay una puerta para encontrar consuelo y alivio cuando quiera retomar su vida. Son diferentes rostros de la pobreza a través de los cuales Cáritas hace presente el Amor de Dios entre los más débiles.

Red Clamor Iglesia de Ecuador

Mirando el horizonte

lluvia
Los días amenazan con lluvia y el olor a tierra mojada nos visita, sin embargo en esa batalla diaria con las nubes, casi siempre el sol gana el combate final; aumentando la sensación de calor que se abre camino en esta época en el trópico. Las ceibas, seguras de la llegada de su amado invierno, visten y engalanan nuevamente sus ramas de un follaje verde intenso, que como varita mágica, transforma el paisaje del bosque seco en un muestrario de tonalidades. El milagro de la lluvia trae la vida al campo manabita, que con afán ya está preparado para recibir esas semillas que pronto han de fecundar en el vientre de la pachamama.

En nuestra misión, una vez acabada la evaluación del sexenio del plan pastoral diocesano, debemos revisar el trabajo como Cáritas del último año para preparar la próxima programación. Es tiempo de releer nuestros esfuerzos, de tomar conciencia sobre qué debemos mejorar y qué se nos escapa de las manos.

Como familia misionera acabamos el primer compromiso de tres años, presentamos nuestra evaluación al obispo y estamos a la espera de la nueva propuesta de trabajo para un próximo compromiso. Es tiempo de revisión, de renovar las motivaciones y fundamentos en los que se basa nuestra vida misionera; de desnudar seguridades y abrir los brazos para dejarnos abrazar por el Amor de Dios. Ese abrazo de madre que nos hace entender que nuestro fundamento es amar y desde el amor aprender a servir a nuestros hermanos más débiles y desechados por la sociedad del tener, mal llamada sociedad del bienestar.EN Sta Marianita

Es momento de orar, de pedir humildad, de aparcar nuestras vanidades para que el verdadero protagonista de esta misión sea Dios. De tomar fuerte su mano, de comprometernos a amar más y mejor a todos los que nos rodean. Tiempo también de sonreír a nuestras limitaciones y debilidades y aceptarlas como compañeras de camino con las que debemos bailar cada día.

Es la ocasión de medirnos como padres, hermanos e hijos, pues la familia como primera comunidad e iglesia doméstica necesita dedicación y presencia, diálogos, encuentros y afecto compartido. Es una tentación darle un lugar secundario cuando es nuestra primera misión.

Debemos podar ramas viejas que nos dan rigidez y poca flexibilidad, quitar cargas pesadas; para adaptarnos e inculturizarnos, más si cabe, en el pueblo manabita. Labrar, abonar y regar nuestras raíces para que nazcan nuevos brotes, fuertes y frescos, que florezcan y den frutos, sólo así nacerá de nuevo la ilusión y la pasión por el evangelio, se renovará nuestra sonrisa y viviremos con alegría. Esa sonrisa del encuentro, del servicio, de la mirada cómplice del niño de la calle, del migrante sin destino, del preso que mira al cielo, de la mujer desbordada, del enfermo encamado, del hermano sin techo, del esclavo de la droga, … sonrisa que se transforma en alegría y esperanza tendiendo la mano, siendo escuchado, atendido, perdonado, comprendido, abrazado, en definitiva, amado.

El reto es Amar, amar por encima de todo y servir amando, aunque nos mientan, aunque recaigan, nos engañen,… dejar siempre una puerta abierta, un lugar de esperanza, una luz en la oscuridad, un abrazo en la soledad.

atardeceracantiladoAl atardecer, la brisa se levanta mientras rezamos desde el acantilado, nos abraza, envuelve y regala esa frescura que trae Tu presencia, los tonos anaranjados y rojizos se suceden mientras el sol se acuesta, sembrando paz y sosiego en nuestros corazones. Gracias, gracias y gracias, por cada rostro, por cada encuentro, por cada mano estrechada, por usar estas herramientas romas, por todo lo recibido, por cada esfuerzo sembrado, … una y mil veces gracias.

CONGRESO DE ECOLOGÍA INTEGRAL Y SÍNODO AMAZÓNICO EN ECUADOR

Los pasados 12 y 13 de septiembre tuvimos la gracia de participar, en representación de la arquidiócesis de Portoviejo, en el “Congreso de Ecología Integral y Sínodo Amazónico: Retos y Desafíos para el cuidado de la Casa Común en Ecuador”, mismo que tenia por objetivo crear un espacio de reflexión y plantear nuevas acciones frente a la contaminación y destrucción de la Casa Común. Este espacio fue organizado por varias instituciones católicas: La Pastoral Social- Cáritas del Ecuador, Conferencia Ecuatoriana de Religiosos (CER), Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE).
IMG-20190915-WA0004
Foto1. Padre Pepe Barranco misionero comboniano de Jaén y Alexandra amigos de Radio Catolica con los que coincidimos

En el equipo íbamos un sacerdote , una religiosa, un religioso y un laico que contamos con dos ventajas: de un lado haber acabado recientemente el análisis de la realidad medio ambiental de la diócesis y de otro ser parte del equipo de formación de Cáritas. Ha sido una experiencia única, estuvimos más de 300 participantes provenientes de diferentes territorios y regiones del país, se desarrollaron varias líneas de trabajo desde el “ver, discernir y actuar”.

Desde el VER tuvimos las ponencias y exposición de experiencias y realidades en once temas diferentes: “Mecheros y Amazonía”, “Minería ilegal en Intag y problemática del río Piatúa”, “El comercio justo y solidario”, ”La explotación de la tierra y explotación del trabajo”, “La estación científica del Yasuní”, “Sierra sur y fuentes hídricas”, “La persecución y criminalización de los defensores de los derechos humanos y ambientales”, “Las amenazas para el equilibrio ambiental de Galápagos”, “Ciudades, residuos y reciclaje”, “Respuesta de los jóvenes a la crisis medio-ambiental” y “La espiritualidad ecológica”. Así mismo en un segundo momento, en el Panel Principal, se discutieron temáticas como “La dimensión cultural y ecológica del pueblo Sarayaku”, “Ecología Integral, ética y académica”, “Desafíos socio-ambientales en Ecuador”, “Ecología y mujeres”, etc.
IMG-20190915-WA0006
Foto2. Equipo de Manabí con Mons. Rafael Cob, obispo de Puyo y delegado de la CE Ecuatoriana al Sínodo de la Amazonía

Conocimos pueblos amazónicos y jefes de diferentes nacionalidades indígenas de toda la región, aprendiendo y compartiendo su visión de ecología integral. Nos compartieron costumbres, remedios ancestrales, preocupaciones, proyectos y actividades. Pudimos aportar desde experiencias puntuales y visiones diferentes para enriquecernos mutuamente. Juntos reflexionamos desde la realidad de cada diócesis.

Compartimos con compañeros de diferentes Cáritas que están muy implicados en el cuidado de la Casa Común, aprendiendo de sus procesos y recogiendo información y contactos. Así mismo pudimos saludar y dialogar con diferentes obispos, sacerdotes y religiosos implicados en el trabajo eclesial y ecológico en la Amazonía.

Para el momento del Discernir aterrizamos nuestras visiones desde el Instrumentum Laboris para el sínodo de la Amazonía, tocando los siguientes temas y elaborando tres propuestas desde cada uno de ellos: La destrucción extractivista, los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, la migración, el tipo de urbanización que necesitamos, el modelo de familia y comunidad que queremos, la corrupción social, la salud integral en la Amazonía desde el respeto a sus conocimientos ancestrales, qué es educación integral y cómo aplicarla, la conversión ecológica; todos ellos desde una visión de una ecología integral.
IMG-20190922-WA0001
Foto3. Washington Salvador Tiwi Asamat,PRESIDENTE DE LA FEDERACION PROVINCIAL DE LA NACIONALIDAD SHUAR DE ZAMORA CHINCHIPE

El Actuar e incidir lo dimensionamos en torno a seis temas concretos: Los custodios del agua, modelo económico y paradigmas de la globalización, extractivismo, derechos humanos, ciudades y ecología integral y academia y sostenibilidad.

Se hicieron los últimos aportes al sínodo. No lo sabíamos, pero el cardenal Pedro Barreto nos compartió que la iniciativa del Sínodo nació hace seis años en Ecuador en el Puyo y cierra el círculo de preparación acá mismo, en Quito, tras realizar encuentros en todos los países implicados; participando casi 90 mil personas en las reflexiones y cientos de organizaciones indígenas y colectivos sociales. Desde Ecuador, con toda humildad y cariño, le presentamos al Papa además once preguntas y once sugerencias con rostro de laicado y de mujer, de indígena empobrecido, de poblado enterrado por las grandes empresas y de trabajadores esclavizados sin identidad.

Sin querer queriendo, pusimos nuestro granito de arena al presínodo. Toda una gracia participar y conocer a tantos personajes. Algunos perseguidos y amenazados por las mineras, petroleras, haciendas esclavistas… Profetas sociales y de la iglesia, personas que están dando su vida por el planeta, la casa común y la coherencia del evangelio.
1569200927476blob
Foto4. Patricia Gualinga, lideresa indígena de la comunidad de Sarayaku en Pastaza y representante indígena en el exterior, expresa que “el dolor más grande es la destrucción de la Amazonía, y también duele que los defensores de ella sean criminalizados, maltratados y hasta asesinados, hemos tenido excelentes experiencias al defender nuestro territorio, pero también muy amargas porque el Estado no garantiza los derechos de los pueblos pero si los de las empresas extractivistas”